Las 5 razones por las que los profesionales de la salud deberíamos saber sobre inteligencia artificial

La inteligencia artificial es uno de los actores fundamentales de la revolución tecnológica en la que nos encontramos sumergidos, y al igual o más que lo sucedido con la electricidad un siglo atrás, su impacto en salud impresiona ser inconmensurable.

Siendo la enfermedad cardiovascular la que  lleva la mayor carga a nivel mundial, lejos de mirar estuporosos, cardiólogos y cardiólogas deberíamos tomar un rol activo para direccionar el proceso de cambio hacia un mejor vivir.

Desarrollo de soluciones novedosas

Si bien el conocimiento técnico de cómo programar una arquitectura de redes neuronales puede ser importante y necesario, el verdadero diferencial es poder utilizar esta tecnología en la resolución de problemas concretos. El conocimiento del dominio es igual o más importante que las habilidades de “coding” o estadística para los científicos/as de datos, y en ese sentido los profesionales de la salud tienen una ventaja clara. La búsqueda de personal de salud que puedan hablar un lenguaje común con ingenieros/as, desarrolladores de software y diseñadores redundará en soluciones superadoras de gran impacto, siendo también una fuente de nuevos empleos, donde los roles híbridos como científicos/as y analistas de datos serán cada vez más comunes.

Incorporación de la tecnología en nuestra práctica diaria

Aquellos profesionales que sepan aprovechar al máximo la inteligencia artificial lograrán brindar una mejor atención a sus pacientes, reduciendo la tasa de errores, mejorando su adherencia, identificando de forma temprana patologías tratables y logrando alcanzar un estilo de vida saludable. Sumando a esto, la posible descompresión de las tareas administrativas y el trabajo burocrático de nuestra generación, promete ser un alivio al síndrome del burnout actual.

Regulación y auditoría

Si bien el impacto de esta tecnología parece ser enorme, no menor debe ser el compromiso y responsabilidad en su desarrollo y uso.

Debates éticos sobre privacidad y protección de datos personales, sesgos en los dataset con los que se entrenaron los modelos, así como la explicabilidad o la confiabilidad de las predicciones, son temas que deben ser tratados hoy seriamente y de forma interdisciplinaria.

Recursos humanos capacitados en ciencias de la salud con conocimientos técnicos serán fundamentales para guiar estas tecnologías hacia un bien común, evitando la inequidad que puede llevar la codicia económica.

Asesorar a nuestros pacientes

El empoderamiento acompañado de soluciones digitales que brindan autodiagnóstico, sugerencias de tratamientos o asistentes virtuales que ayuden en el manejo de patologías crónicas será cada vez más común. El conocimiento detallado de las limitaciones técnicas de estas soluciones, así como del marco regulatorio en el que fueron aprobadas, nos permitirá brindar información que favorezca el correcto uso y el discernimiento frente a las estrategias de marketing que intentarán seducir a nuestros pacientes.

Formación profesional

En los planes de estudio de medicina en LATAM, la formación digital brilla por su ausencia, y en el ámbito de posgrado las opciones de formación para los profesionales de salud son escasas. Aquellos/as que han logrado formarse son reflejo de arrebatos individuales mediante caminos diversos. Si bien el interés en el área ha aumentado en los últimos años, pocos se sienten en condiciones de compartir sus conocimientos. Aún es necesario formar comunidad, compartir y pasar la llama.

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!