El reencantamiento de los jóvenes con la medicina

El ajetreo del consultorio y el hospital nos suele dejar poco espacio para repensar la propia práctica profesional. Para mejorar la atención médica y dilucidar los factores emocionales que perturban la relación médico-paciente, el área SAC Joven organizó una serie de encuentros de cardiólogos con profesionales de la salud mental entre el 8 y el 29 de septiembre próximo.

Cada martes, entre las 17.30 y las 19 hs, los cardiólogos de la SAC tendrán la oportunidad de debatir cuestiones clave para el desarrollo de la práctica profesional, como la comunicación interpersonal, el encuentro con los pacientes y los colegas, el desarrollo de habilidades narrativas, los nuevos enfoques en salud y enfermedad, y el lugar del médico en la sociedad.

El comienzo de la idea

Durante el Congreso Multidisciplinario en Bahía Blanca, el grupo de SAC Joven organizó una mesa redonda con importantes cardiólogos de la SAC para tratar temas como la transmisión de malas noticias, el manejo de la angustia frente a la muerte y el rol médico frente a la enfermedad.

Fue impactante comprobar que ninguno de los que participamos en esa mesa habíamos tenido algún tipo de formación en nuestra larga carrera como médicos sobre estos temas tan vitales. A la vez, todos recordábamos casos que nos habían dejado marcados en nuestra vida profesional y que jamás olvidaremos.

Si bien de esto se hablado y escrito mucho, poco y nada se ha hecho para ponerle remedio. Por eso, la Sociedad apoya esta iniciativa de SAC Joven para comenzar a reencantarnos con la medicina.

En este contexto, los encuentros de los martes tocarán algunos temas centrales para la práctica cardiológica. Entre ellos, figura el burnout.

El síndrome de burnout (quemado, fundido, agotado) fue descrito en 1974 por el psiquiatra Herbert Freudenberger y se define como la respuesta patológica a estresores emocionales e interpersonales en el contexto del trabajo diario. Este problema afecta, sobre todo, a aquellos cuyo trabajo tiene una repercusión directa sobre la vida de otras personas, como los médicos.

En médicos jóvenes, la prevalencia de burnout se acerca al 40%. Sin embargo, son muy pocas las instituciones que evalúan la presencia de este síndrome en su equipo de salud y que desarrollan estrategias para manejarlo y prevenirlo.

Es importante que los cardiólogos sepan que hay tres etapas del burnout: el cansancio emocional, la despersonalización y la falta de realización personal.

El cansancio emocional es el elemento central del síndrome y se caracteriza por una sensación creciente de agotamiento en el trabajo. Desesperanzado, el médico desarrolla una actitud impersonal, con deshumanización de las relaciones hacia las personas y miembros del equipo, mostrándose distanciado, a veces cínico, disminuyendo su compromiso laboral.

La despersonalización se caracteriza por la falta de iniciativa laboral, con ausentismos y desganos. La persona afectada tiene actitudes de aislamiento con tono pesimista y negativo, que surgen para protegerse de agotamiento.

En tercer término, el médico con burnout siente que las demandas laborales exceden su capacidad, se encuentra insatisfecho con sus logros profesionales y tiene una sensación de impotencia.

Cómo prevenir el burnout y ejercer una práctica saludable será uno de los ejes de los encuentros organizados por SAC Joven durante agosto y septiembre.

Temas a desarrollar

El curso se realizara en la SAC y entre los tópicos que se desarrollarán en los encuentros coordinados por Jorge Janson y Silvia Carrió, también tiene una importancia fundamental la relación con el paciente.

El interrogatorio del paciente, la escucha del relato de la enfermedad, la transmisión de malas noticias, la vocación del profesional de la salud y las emociones que despierta la muerte serán los ejes del primer encuentro.

El entorno profesional estará en el centro de la segunda reunión, que tratará sobre el rol de los cardiólogos en los equipos de salud, el trabajo interdisciplinario y las tensiones corporativas.

En cuanto a los médicos y la sociedad, sucesivos encuentros pondrán en cuestión la valoración de los cardiólogos en el siglo XXI, el rol de las creencias de los médicos frente a las evidencias, la importancia de la currícula, la remuneración y la satisfacción en la práctica cotidiana.

Estamos convencidos de que estos encuentros serán una primera experiencia que continuará en el tiempo, con el objetivo de dar a nuestros médicos el aporte de la Sociedad para que reencuentren el encantamiento con la medicina.

Guillermo Fábregues
Presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología

Informes: Fabiana Toranzo. 4961 6028, interno 130.

Deje su comentario

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!