Riesgo de enfermedad cardiovascular en familiares de jóvenes víctimas de muerte súbita cardíaca

Risk of cardiovascular disease in family members of young sudden cardiac death victims
M. F. Ranthe1, B. G.s Winke, E. Wreford Andersen, el al.
European Heart Journal (2013) 34, 503–511 – doi:10.1093/eurheartj/ehs350

Resumen: Dra. Agustina Miragaya y Dra. Natalia Gilpin

Introducción
La muerte súbita cardíaca (MSC) se define como el episodio de muerte por causas desconocidas o cardíacas naturales que ocurren de forma repentina, con un cambio agudo en el estado cardiovascular dentro del lapso de una hora previa a la muerte o, en ausencia de testigos, cuando el deceso ocurre en una persona vista por última vez en estado normal en las 24 horas previas. En jóvenes se observan alteraciones cardiovasculares hereditarias que junto a condiciones cardíacas predisponentes aumentan el riesgo del desarrollo de MSC, tales como síndromes de arritmia primaria, cardiomiopatías, hipercolesterolemia familiar y cardiopatía isquémica prematura (CI). Las mutaciones predominantes, dan lugar a defectos de canales iónicos asociados a arritmias letales, desórdenes de conducción, o miocardiopatías, que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV) en los familiares de las víctimas de MSC. Los conocimientos actuales sobre el riesgo de las ECV en familiares de víctimas de MSC son limitados, lo que dificulta el screening de esta patología y restringe la aplicación de medidas de prevención y promoción. En este estudio, se analiza la ocurrencia de ECV en una cohorte de familiares de jóvenes víctimas de MSC en comparación con fallecidos por causa no súbita, natural o no natural, seguidos prospectivamente.

Material y métodos
Se construyeron 2 cohortes de estudio tomadas del registro nacional de salud de Dinamarca. Se revisaron todas las muertes comprendidas entre 2000 y 2006 en daneses de 1 a 35 años, se agrupó a los familiares de primer y segundo orden de las víctimas jóvenes de MSC y a los de jóvenes con muerte no súbita de causa natural o no. Se los siguió hasta la aparición de un evento de ECV, enfermedad del sistema nervioso central o endócrina (mediante razón de incidencia estandarizada), muerte, emigración o desaparición del registro hasta el 31 de diciembre del 2011. Para el análisis estadístico se usó la regresión de Poisson.

Resultados y discusión
En este estudio se comparó el riesgo de enfermedades cardiovasculares en una cohorte de familiares de jóvenes víctimas de muerte súbita de 1 a 35 años, con el de fallecidos de causa no súbita. Se encontró que independientemente de la edad de los miembros, en los familiares de primer grado de una víctima de MSC el riesgo total de ECV aumenta un 50%, en comparación con la población de referencia. Los riesgos aumentaron 400% para miocardiopatías y arritmias ventriculares, mientras que la probabilidad de cardiopatía isquémica fue sólo ligeramente afectada. En los familiares de segundo grado, mayores de 35 años, el riesgo se elevó 3 veces para cualquier ECV, 6 veces para enfermedad isquémica, y más de 10 veces para miocardiopatías y arritmias ventriculares. Los resultados fueron similares en ambos grupos para el rango etario mayor a 60 años.

Estos hallazgos apoyan que tanto para la MSC como para ECV existen grandes componentes heredo-familiares. En cuanto a la cardiopatía isquémica, se considera una afección poligénica, con interacción entre genes y medio ambiente, a diferencia de la cardiopatía isquémica secundaria a hiperlipidemia familiar, que es típicamente monogénica dominante de presentación a edades tempranas. Sólo en los jóvenes menores de 35 años, familiares de primer y segundo grado de víctimas de MSC se vio incrementado el riesgo de CI unas 6 veces. La genética subyacente de las miocardiopatías y las arritmias ventriculares se cree que es monogénica, con rasgos dominantes. En concordancia con esto, se encontró que las tasas de miocardiopatía y arritmia ventricular fueron mayores de lo esperado en todos los grupos de edad entre los familiares de las víctimas de MSC.

Respecto a la distribución por género, los varones predominaron en las dos cohortes, con un riego aumentado tanto de MSC como de CI. Sin embargo, no se encontraron pruebas que apoyen las diferencias específicas de esta distribución.

Se encontraron dos casos de distrofia muscular en la cohorte de MSC.

Se concluyó que el riesgo de ECV fue mayor en el primer año después de un episodio de muerte súbita en la familia y se mantuvo elevado, lo que indica claramente que hay un exceso real de ECV en las familias con MSC.

Conclusión
Los hallazgos de este estudio son los primeros de su clase y proponen un enfoque hereditario de esta enfermedad, planteando la importancia de la detección sistemática de familias de alto riesgo, y familiares de víctimas de MSC. Este estudio aporta información sobre que grupos de edad se deben incluir en los programas de screening, dado que aunque se trata de una población heterogénea incluye afecciones potencialmente tratables. No se ha considerado información epidemiológica sobre otras variables clínicas y factores de riesgo, en lo que refiere a hábitos de la población como alimentación, índice de masa corporal, tabaquismo y consumo de alcohol.

Deje su comentario

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!