Manejo de los fluidos para la optimización de los parámetros hemodinámicos en el Taponamiento Cardíaco

Optimal fluid amount for haemodynamic benefit in cardiac tamponade
Care K Saran Vikas Singh, Sudhanshu K Dwivedi, Sharad Chandra, Ritesh Sanguri, Rishi Sethi, Aniket Puri, Varun S Narain and Ram
European Heart Journal: Acute Cardiovascular Care January 7, 2014 – doi: 10.1177/2048872613516017

Comentario: Dr. Fernando Guardiani – Dr. Gonzalo Perez

Objetivos
Evaluar los cambios hemodinámicos ante diferentes volúmenes de expansión en pacientes con taponamiento cardíaco.

Métodos
Se enrolaron pacientes mayores a 16 años con derrame pericárdico severo y signos ecocardiográficos de taponamiento pericárdico. Fueron excluidos los pacientes que se encontraban hemodinámicamente inestables, con cardiopatía estructural (valvulopatía o fracción de eyección menor a 50%), embarazadas y los que se encontraban en diálisis.

El monitoreo consistía en la utilización del catéter de Swan-Ganz, Catéter intrapericárdico, acceso arterial, y las mediciones se realizaron de forma basal, con una infusión de 250, 500, 750 y 1000 ml. Posterior a todas las mediciones se procedió a realizar pericardiocentesis.

Resultados
Los 28 pacientes presentaron una mejoría de los parámetros hemodinámicos evaluados por la presión arterial sistólica, volumen minuto y el aumento de las presiones pericárdicas ante la expansión con volumen. El mayor cambio hemodinámico se observó cuando los pacientes recibían expansiones con 250 -500 ml. Fueron predictores de mayor respuesta hemodinámica (mayor al 15 %) los pacientes que presentaban de forma basal, mayor frecuencia cardíaca en reposo, hipotensión arterial y mayor presión intrapericárdica.

Conclusiones
La infusión rápida con solución fisiológica en un volumen de 250-500 ml mejoran de forma significativa el patrón hemodinámico en pacientes con taponamiento pericárdico.

Comentario
El derrame pericárdico severo con signos de taponamiento pericárdico es una emergencia cardiovascular.

Estos pacientes presentan habitualmente signos de hipoperfusión periférica (Frialdad en extremidades, disminución del ritmo diúretico e hipotensión arterial). Su tratamiento consiste en obtener una adecuada precarga, pericardiocentesis y tratamiento de la enfermedad de base origina el taponamiento. Muchas veces en algunos centros de baja complejidad no cuentan con especialistas para realizar la pericardiocentesis por lo que es fundamental un adecuado sostén hemodinámico hasta que llegue el especialista.

Los autores realizaron un estudio observacional, prospectivo, bajo un monitoreo hemodinámico invasivo y no invasivo. Se realizaron mediciones basales (Minuto 0), 250 ml (5m), 500 ml (10m), 750 ml (15 m), 1000 ml (20 min). Posterior a la última medición se realizaba la pericardiocentesis.

El mayor cambio hemodinámico con diferencias estadísticamente significativas se observaba cuando eran infundidos los primeros 500 ml.

Probablemente este estudio no modifique la conducta actual del manejo del taponamiento pericárdico ni tengamos que realizar monitoreo invasivo. Un subgrupo que hubiese sido interesante evaluar son los pacientes con deterioro severo de la función ventricular izquierda, que en este estudio fueron excluídos. Estos pacientes son lábiles a las expasiones y muchas veces por optimizar la precarga derecha generamos insuficiencia cardíaca izquierda. Probablemente los pacientes con catéter de la arteria pulmonar uno podría monitorizar a este subgrupo de una forma más segura.

Deje su comentario

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!