Inversión de la onda T en precordiales derechas: ¿existe riesgo?

Prevalence and Prognostic Significance of T-Wave Inversions in Right Precordial Leads of a 12-Lead Electrocardiogram in the Middle-Aged Subjects
Aro AL, Anttonen O, Tikkanen JT, Junttila J M, Kerola T., Rissanen HA., et al.
Circulation. 2012;125:2572-2577

Resumen: Alberto Cozzarin

La inversión de la onda T en derivaciones precordiales derechas (V1 a V3) de un electrocardiograma de 12 derivaciones es un hallazgo frecuente de observar en niños y adolescentes; no obstante, este patrón está presente en el 0,1% a 3% de los adultos aparentemente sanos.

Asimismo, las ondas T invertidas pueden demostrar anomalías en la repolarización ventricular en pacientes con cardiopatía estructural, como la cardiomiopatía displásica arritmogénica del ventrículo derecho (DAVD), que puede ser responsable de arritmias ventriculares malignas e incluso causa de muerte súbita de origen cardíaco. En la DAVD esta anomalía electrocardiográfica está presente en el 48% a 85% de los pacientes y es un criterio mayor para el diagnóstico de esta enfermedad.

Aunque se han publicado estudios de prevalencia, la significancia clínica de este hallazgo a largo plazo se desconoce. Teniendo en cuenta esto, el presente estudio evaluó la prevalencia y la evolución a largo plazo de estas y otras anomalías de la repolarización. Se tomaron los datos de 10.899 sujetos de mediana edad (52% hombres, edad media 44 años) de la cohorte de pacientes del estudio prospectivo finlandés CHD (Coronary Heart Disease Study), desarrollado entre 1966 y 1972.

Se tomaron como puntos finales primarios la mortalidad por todas las causas, mortalidad cardíaca y la muerte arrítmica, en tanto que la hospitalización por insuficiencia cardíaca, arritmias ventriculares, o enfermedad coronaria se establecieron como puntos finales secundarios.

Los pacientes que presentaban inversión de la onda T (130 pacientes, 1,2%), se dividieron entre aquellos que presentaban el patrón en precordiales derechas y aquellos que lo presentaban en frontales o precordiales izquierdas. Los pacientes con bloqueo de rama o preexcitación fueron excluidos del análisis.

Se observaron ondas T invertidas de V1 a V3 en 54 sujetos (0,5%), en los cuales la mayoría medía entre 0,2 y 0,4 mV y comprometía inclusive hasta V4. Con respecto a las características basales, los pacientes con inversión de ondas T en precordiales derechas eran en mayor medida mujeres y tenían menor frecuencia cardíaca basal. En el seguimiento se les realizó un segundo ECG (a un tiempo medio de 6 años) donde se evidenció persistencia del patrón en el 79% de los sujetos. Sólo un paciente presentaba ensanchamiento del QRS (> 110mseg) y activación de su porción terminal (> 55mseg), que junto a la onda épsilon presente cumplía 2 criterios mayores para el diagnóstico de DAVD.

El grupo de pacientes que presentaban ondas T invertidas en otras derivaciones no precordiales derechas, eran más añosos, más hipertensos y más propensos a tener enfermedades cardiovasculares tales como hipertensión, enfermedad valvular, insuficiencia cardíaca, o de estar medicado cuando se lo comparaba con el resto de la población. Asimismo, poseían mayor duración del complejo QRS.

Durante el seguimiento (30 ± 11 años), 6.133 pacientes (56,5%) fallecieron. La muerte por causas cardíacas se produjo en el 32,1%, y de este grupo el 40,4% fueron clasificadas como muerte súbita cardíaca. No se evidenció aumento del riesgo de muerte en el grupo con inversión de onda T en precordiales derechas (no significativo para todos los puntos finales primarios y secundarios). Sin embargo, como es de esperar, los pacientes con ondas T invertidas en otras derivaciones tenían mayor riesgo de muerte global, muerte de causa cardíaca y arritmica (p < 0,001 para los tres puntos finales), y mayor riesgo de hospitalización por insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria.

A modo de conclusión, excluyendo los pacientes con bloqueo de rama, el patrón de ondas T invertidas en precordiales derechas se presentó sólo en el 0,5% de los pacientes de una población de mediana edad, pricipalmente en mujeres. Características adicionales sugestivas para DAVD, tales como onda épsilon o activación prolongada del QRS fueron extremadamente raras. Este patrón en precordiales derechas no predijo mayor riesgo que la población general, aunque sí lo hizo cuando estaba presente en otras derivaciones.

Deje su comentario

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!