Insuficiencia mitral funcional tras un primer síndrome coronario agudo no ST: Seguimiento a muy largo plazo, pronóstico y contribución en el remodelado del ventrículo izquierdo y el desarrollo de fibrilación auricular

Functional mitral regurgitation after a first non-ST segment elevation acute coronary syndrome: very-long-term follow-up, prognosis and contribution to left ventricular enlargement and atrial fibrillation development
Iván J Núñez-Gil, Irene Estrada, Leopoldo Pérez de Isla, Gisela Feltes, José Alberto De Agustín, David Vivas, Ana Viana-Tejedor, Javier Escaned, Fernando Alfonso, Pilar Jiménez-Quevedo, Miguel A García-Fernández, Carlos Macaya, Antonio Fernández-Ortiz.
Heart doi:10.1136/heartjnl-2013-304298

Resumen: Dr. Marcelo Cohen

Estudio de cohorte prospectivo realizado en un centro de referencia terciario en donde se evaluó la relación entre la regurgitación mitral funcional (RM) después de un síndrome coronario agudo sin elevación del segmento ST (SCANST) y el pronóstico a largo plazo, el remodelado ventricular y el desarrollo de la fibrilación auricular (FA).

Se estudiaron prospectivamente 237 pacientes consecutivos dados de alta en clase funcional I-II (New York Heart Association), 74 % hombres, edad media 66,1 años, después de un primer SCANST. Todos fueron seguidos clínicamente y ecográficamente durante una media de 6.95 años.

Resultados
En el ecocardiograma inicial se detectó la presencia de RM (de cualquier grado) en 95 casos (40,1%) siendo desde el punto de vista clínico, un factor de riesgo independiente. De esta forma, se estimó su repercusión negativa para el desarrollo de insuficiencia cardiaca (IC) y el combinado de eventos adversos cardiovasculares mayores (MACE) (es decir, por grado RM, HRIC 1,71; IC 95%: 1,138 a 2,588; p = 0,01; HRMACE 1,49; IC al 95%: 1,158 a 1,921; p = 0,002 95%).

En el estudio de la estructura ventricular, también se demostró la influencia negativa de la RM en el remodelado ventricular, apreciándose un incremento marcado en los diámetros ventriculares izquierdos diastólicos (según grado de RM; grado I: 12,7 ± 40,7; grado II: 26,8 ± 12,4; grado III: 46,3 ± 50,9 ml, p = 0,01) y sistólicos (grado I: 10,4 ± 37,3; grado II: 10,12 ± 12,7; grado III: 36,8 ± 46,0 ml, p = 0,02). Los volúmenes ventriculares también fueron mayores al final del seguimiento ecocardiográfico en pacientes con RM, lo que se relacionó proporcionalmente con el grado inicial de dicha valvulopatía.

En el análisis del ritmo (26 pacientes, ya que se excluyeron a aquellos con cualquier antecedente de FA) durante el seguimiento se observó que el 11,4% de los pacientes con RM grado I, el 14,3% con grado II y el 75 % con grado III desarrollaron FA, mientras que sólo el 5,1 % de aquellos con grado 0 desarrolló FA, p < 0,001.

Como conclusión, la RM es común después de un SCANST. La presencia y el mayor grado de RM confiere un peor pronóstico a largo plazo después de un primer SCANST. Esto puede explicarse en parte por el aumento de la remodelación ventricular negativa y la mayor incidencia de la FA.

Deje su comentario

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!