Hipertensión sistólica aislada en Jóvenes

Posted On 15 May 2019
Comment: Off

Una entidad con diferentes fenotipos de presentación

La hipertensión sistólica aislada (HSA) es una entidad heterogénea, que no es exclusiva de los pacientes añosos, sino que también existe en pacientes jóvenes. (HSAj)

Mecanismos involucrados en la HSAj

Algunos investigadores encontraron que en este último grupo, este fenómeno puede ser explicado por un fenómeno de amplificación (braquial) de la presión arterial, (1,2).

Si esta condición se asocia con una presión aortica central (PAoC) normal, medida en forma no invasiva por dispositivos validados, (Sphygmocor ®, Mobil-O-graph ®) estaríamos frente a un cuadro de hipertensión espuria o pseudo hipertensión.

En la descripción original este grupo de paciente se caracterizaba por ser pacientes jóvenes, delgados, de alta talla y deportistas.

Esto generó controversias, debido a que algunos investigadores encontraron que la HSAj se puede explicar por un incremento del la velocidad de onda de pulso (VOP), como indicador de rigidez vascular, por un incremento del volumen minuto, o ambos. Esta entidad, no sería una condición inocente, que podría requerir en algunos casos tratamiento. (3)

Rol del síndrome metabólico en la HSAj

El síndrome metabólico tendría a su vez un rol en la HSAj. Los resultados de los estudios Olivetti y MINISAL, realizados en niños (5,6) sugieren que la resistencia a la insulina y alta ingesta de sal son dos factores importantes en la patogenia de la HSAj.

La hiperinsulinemia tiende a aumentar el tono simpático, la actividad del sistema renina-Angiotensina y la reabsorción de agua y sodio a nivel tubular renal (7), contribuyendo al incremento de la presión arterial con mayor sensibilidad a la sal.

Con el tiempo, estos factores pueden generar un aumento gradual de la rigidez arterial que más contribuye al aumento de la presión arterial sistólica (PAS).

Conductas a tomar frente a una HSAj

Frente a un cuadro de HSAj debemos establecer en primer lugar la existencia de Hipertensión de guardapolvo blanco, (HGB) por medio de la monitoreo ambulatorio de presión arterial (MAPA), debido a que durante las primeras décadas de vida, es bastante frecuente esta entidad de carácter benigno.

El valor de la presión arterial media (PAM) obtenido a partir del MAPA, es de utilidad para definir aquellos pacientes que tendrán un riesgo incrementado de padecer hipertensión arterial en el futuro.

El estudio de Palatini y col. demostró que los pacientes con HSAj, no tuvieron un aumento significativo en el riesgo de hipertensión, a un seguimiento de 6.9 años, en comparación con los normotensos (grupo de referencia). En contraste, los participantes con hipertensión diastólica (HR 1.44; 1.13 – 1.85) o hipertensión sistólica y diastólica (2,04; 1,59 – 2,64) si lo tuvieron.

Cuando se dividieron a los pacientes con HSAj de acuerdo a su PAM. Se encontró que aquellos pacientes con HSAj y una PAM de 24 horas mayor de 97 mmHg tenían un riesgo incrementado de padecer HTA en el futuro. (HR 1.70; 1.16–2.49). (P0.007). (4)

Utilización de la Presión Aortica Central

El valor de la presión arterial central sistólica (PAoC) sería de gran utilidad en poder discriminar el pronóstico de los pacientes HSAj.
La presión arterial central (PAoC), representa una carga directa sobre el sistema arterial, siendo responsable en la determinación de daño de órgano blanco [8,9].

En un meta análisis reciente, se determinó que la PA central se relacionaba con la hipertrofia ventricular izquierda, el grosor de la carótida íntima – media y la albuminuria, independientemente de BP periférica [10].

Saladini y col establecieron, que aquellos pacientes con HSAj con una PAoCs menor de 121 mmHg tenían un riesgo mucho menor de padecer hipertensión arterial, en un seguimiento de 9.5 años, con respecto a aquellos con una PAoCs >/= a 121 mmHg (11)

El principal problema al considerar la PAoCs, radica en establecer cuáles son los puntos de corte, que separen la normotensión de la hipertensión.

Herbert y col [12] determinaron los rangos de referencia especificas por edad y por sexo, en poblaciones sanas y pacientes con factores de riesgo cardiovascular. Para cada década de la vida, se determinaron los percentiles 10, 25, 75 y 90 para valores de la presión arterial central (PAC).

El Consenso Argentino de Hipertensión Arterial, de la Sociedad Argentina de Cardiología, establece claramente el rol de la presión aortica central, en el manejo de pacientes con hipertensión arterial sistólica aislada en consultorio. (13)

articulo-novedades-bibliograficas-hipertension-en-jovenes-1

 

Conclusiones Finales

  • La Hipertensión Arterial Sistólica Aislada en jóvenes presenta distintos fenotipos de presentación
  • En un extremo tenemos pacientes delgados, atléticos, de talla alta donde existiría un mecanismo de amplificación en arterias periféricas.
  • Por otro lado, encontramos pacientes con síndrome metabólico, que presentan aumento de la rigidez vascular, con o sin aumento del volumen sistólico.
  • La exclusión de hipertensión de guardapolvo blanco (HGB) por MAPA, es fundamental, ya que esta entidad es bastante frecuente en este grupo etario.
  • Una vez descartado HGB, y frente a presencia de HSA confirmada, la medición de la PAoC es el paso siguiente, ya que nos permite diferenciar hipertensión espuria, de hipertensión sistólica aislada.
  • En todos cada caso en particular se definirá la conducta a seguir (hipertensión espuria: seguimiento estricto , hipertensión sistólica aislada: eventual tratamiento)

 
Referencias

  1. O’Rourke MF, Vlachopoulos C, Graham RM. Spurious systolic hypertension in youth. Vasc Med 2000; 5:141–145.
  2. Mahmud A, Feely J. Spurious systolic hypertension of youth: fit young men with elastic arteries. Am J Hypertens 2003; 16:229–232.
  3. McEniery CM, Yasmin. Wallace S, Maki-Petaja K, McDonnell B, Sharman JE, et al., ENIGMA Study Investigators. Increased stroke volume and aortic stiffness contribute to isolated systolic hypertension in young adults. Hypertension 2005; 46:221–22
  4. Paolo Palatini, Francesca Saladini, Lucio Mos, Claudio Fania, Adriano Mazzer, and Edoardo Casiglia. Clinical characteristics and risk of hypertension needing treatment in young patients with systolichypertension identified with ambulatory monitoring. J Hypertens. 2018 Sep; 36(9):1810-1815
  5. Strazzullo P, Barba G, Cappuccio FP, Siani A, Trevisan M, Farinaro E, et al. Altered renal sodium handling in men with abdominal adiposity. A link to hypertension. J Hypertens 2001; 19:2157–2164.
  6. Campanozzi A, Avallone S, Barbato A, Iacone R, Russo O, De Filippo G, et al., MINISAL-GIRCSI Program Study Group. High sodium and low potassium intake among Italian children: relationship with age, body mass and blood pressure. PLoS One 2015; 10:e0121183.
  7. Strazzullo P, Barbato A, Galletti F, Barba G, Siani A, Iacone R, et al. Abnormalities of renal sodium handling in the metabolic syndrome. Results of the Olivetti Heart Study. J Hypertens 2006; 24:1633–1639.
  8. Pauca AL, Wallenhaupt SL, Kon ND, Tucker WY. Does radial artery pressure accurately reflect aortic pressure? Chest 1992; 102:1193–1198.
  9. McEniery CM, Cockcroft JR, Roman MJ, Franklin SS, Wilkinson IB. Central blood pressure: current evidence and clinical importance. Eur Heart J 2014; 35:1719–1725.
  10. Kollias A, Lagou S, Zeniodi ME, Boubouchairopoulou N, Stergiou GS. Association of central versus brachial blood pressure with targetorgan damage: systematic review and meta-analysis. Hypertension 2016; 67:183–190.
  11. Saladini, Francescaa; Santonastaso, Massimob; Mos, Lucioc; Benetti, Elisabettaa; Zanatta, Nellob; Maraglino, Giusepped; Palatini, Paoloaon behalf of the HARVEST Study Group. Isolated systolic hypertension of young-to-middle-age individuals implies a relatively low risk of developing hypertension needing treatment when central blood pressure is low. Journal of Hypertension: July 2011 – Volume 29 – Issue 7 – p 1311–1319.
  12. Herbert A, Cruickshank K, Laurent S, Boutouyrie P, on behalf of The Reference Values for Arterial Measurements Collaboration. Establishing reference values for central blood pressure and its amplification in a general healthy population and according to cardiovascular risk factors. Eur Heart J 2014; 35:3122–3133.
  13. Revista argentina de cardiología / vol 86 suplemento 2 / agosto 2018

 
Por el Dr. Marcelo Boscaro

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!