Asociaciones entre la aptitud cardiorrespiratoria, la actividad física y el riesgo genético

Por la Dra. Paula Stuart Presas, del Consejo de Cardiología del Ejercicio de la SAC.

Recientemente fue publicado en la revista Circulation un trabajo que evidencia la asociación entre la aptitud cardiorrespiratoria, la actividad física, fuerza, riesgo genético y la enfermedad cardiovascular.1

Estudios previos observacionales, mostraron la asociación inversa entre la actividad física y la enfermedad cardiovascular, sin embargo, se conoce poco de esta asociación en individuos con susceptibilidad genética elevada para estas enfermedades.

Este estudio estimó la asociación entre la fuerza de prensión manual, la actividad física (medida en forma indirecta, a través del cuestionario IPAQ-PA) y la aptitud cardiorrespiratoria (medida en forma directa con un acelerómetro) con los eventos cardiovasculares y mortalidad de todas las causas en una cohorte de 502.635 individuos del UK Biobank* (estudio longitudinal de cohortes con sede en el Reino Unido), con una mediana de seguimiento de 6.1 años. Luego examinaron estas asociaciones en individuos con diferente carga genética, estratificándolos basados en sus puntuaciones de riesgo genético para enfermedad coronaria y fibrilación auricular (FA). Se compararon los riesgos de enfermedad entre individuos de diferentes tercilos de aptitud cardiorrespiratoria, actividad física y riesgo genético.

La fuerza de prensión manual, la actividad física y aptitud cardiorrespiratoria mostraron asociación inversa con la incidencia de eventos coronarios (HR 0.79 IC 95% 0.77-0.81; HR 0.95 IC 95% 0.93-0.97 y HR 0.68 IC 95% 0.63-0.74 respectivamente) y FA (HR 0.75 IC 95% 0.73-0.76; HR 0.93 IC 95% 0.91-0.95; HR 0.60 IC 95% 0.56-0.65, respectivamente).

Una elevada fuerza de prensión manual y la aptitud cardiorrespiratoria se asociaron con el menor riesgo de enfermedad coronaria incidente y de FA para cada grupo de riesgo genético. En particular, altos niveles de aptitud cardiorrespiratoria se asociaron con un riesgo 49% menor de enfermedad coronaria (HR 0.51 IC 95% 0.38-0.69) y 60% menor de FA (HR 0.40; IC 95% 0.30-0.55) a pesar de tener riesgo genético elevado para estas enfermedades.

Los autores concluyeron que la aptitud cardiorrespiratoria y la actividad física demuestran relación inversa entre enfermedad cardiovascular incidente en la población general como asimismo en los sujetos con riesgo genético elevado para estas enfermedades.

Implicancia clínica

Este trabajo apoya la evidencia de que las elecciones relacionadas al estilo de vida, especialmente la actividad física, pueden contrabalancear un riesgo genético elevado de enfermedad cardiovascular. De este modo, es importante destacar que incentivar a estas personas a que inicien un estilo de vida saludable es clave para reducir su riesgo global.

Identificar estos subgrupos de riesgo genético elevado permite implementar actividades preventivas específicas personalizadas en forma temprana, de modo que se evite el desarrollo de la enfermedad. Esto no sólo se traduciría en un beneficio individual sino en un beneficio con alto impacto a nivel poblacional (salud pública).

1 Emmi Tikkanen, Stefan Gustafsson and Erik Ingelsson. Associations of fitness, physical activity, strength, and genetic risk with cardiovascular disease. Circulation 2018; 137:2583-2591.
* UK Biobank

Posts relacionados

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!