Factores de riesgo cardiovascular no controlados en hombres con cáncer de próstata: Análisis del estudio RADICAL-PC

Klimis, H., Pinthus, J. H., Aghel, N., et al. The Burden of Uncontrolled Cardiovascular Risk Factors in Men With Prostate Cancer: A RADICAL-PC Analysis. JACC. CardioOncology5(1), 70–81. https://doi.org/10.1016/j.jaccao.2022.09.008

Este análisis del estudio RADICAL-PC (rol de la terapia de deprivación androgénica en la enfermedad cardiovascular), un estudio prospectivo longitudinal en cáncer de próstata (CP), se basa en la relación entre el cáncer de próstata y los factores de riesgo cardiovascular dado que se ha observado que los hombres con cáncer de próstata tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

OBJETIVOS

El objetivo primario del estudio es describir el índice de factores de riesgo cardiovascular no controlados en hombres con CP.

El objetivo secundario es identificar características en las pacientes asociadas con un bajo control de los factores de riesgo cardiovascular.

Los factores de riesgo cardiovascular incluidos son:  hipertensión arterial, hipercolesterolemia, obesidad, diabetes, tabaquismo y sedentarismo, considerando la importancia de abordar estos factores de riesgo para mejorar la salud cardiovascular de los pacientes.

MÉTODOS

Se registraron prospectivamente desde diciembre del 2015 a enero del 2022, 2.811 hombres consecutivos (edad media 68 ± 8 años) con CP de 24 sitios en Canadá, Israel, Brasil y Australia.

Se incluyeron pacientes:

  1. Con diagnóstico de CP en el último año
  2. Que comenzaron a recibir terapia de deprivación androgénica (TDA) en los últimos 6 meses 
  3. O recibirían TDA dentro del 1 mes.

Los pacientes menores a los 45 años no se incluyeron en el estudio.

Se recolectó la siguiente información de cada paciente: análisis de sangre y medidas antropométricas, signos vitales, cuestionarios de actividad física, evaluación de depresión, estado funcional medido por la escala ECOG (Eastern Cooperative Oncology Group) y fragilidad física.

La evaluación de los riesgos cardiovasculares se realizo a través del puntaje de riesgo de Framingham.

La Clasificación del riesgo de CP se realizó de acuerdo con las guías de NCCN modificadas en 2021.

La enfermedad cardiovascular (ECV) fue definida de acuerdo con la presencia de enfermedad coronaria (incluyendo: infarto agudo de miocardio, revascularización coronaria ya sea por intervención percutánea o quirurgica o angina) accidente cerebrovascular o accidente isquémico transitorio, insuficiencia cardíaca, fibrilación auricular o enfermedad vascular periférica.

ANÁLISIS ESTADÍSTICO

Es un análisis transversal del ensayo RADICAL-PC utilizando los datos basales, evaluando la prevalencia de los factores de riesgo cardiovascular deficientemente controlados.

Se seleccionaron 5 factores de riesgo: colesterol LDL, hipertensión, tabaquismo, sedentarismo e índice cintura-cadera. Estos fueron elegidos dado que se consideran los 5 factores MODIFICABLES más importantes de riesgo cardiovascular de acuerdo con estudios epidemiológicos internacionales.

Los valores de presión arterial varían de acuerdo con las diferentes guías, pero tomando las recomendaciones de las guías americana y europea se consideró el valor < 130/80 mm Hg para los individuos de alto riesgo

Se definió como un pobre control general de los factores de riesgo cuando se observan 3 o más de los siguientes factores de riesgo:

-Colesterol de lipoproteínas de baja densidad subóptimo (>2 mmol/L si el puntaje de riesgo de Framingham era > 15 y > 3,5 mmol/L si era < 15)

-Tabaquismo

-Inactividad física (< 600 METS de tarea min/semana)

-Presión arterial subóptima (>140/90 mm Hg si no hay otros factores de riesgo, PA sistólica >120 mm Hg si se conoce ECV) o FRS >15, y > 130/80 mm Hg en diabéticos)

-Indice cintura-cadera > 0.9.

De los 2811 participantes se registró la actividad física en 2679 (95%), presión arterial en 2727 (97%), tabaquismo en 2792 (99%), índice-cintura 2695 (96%) y colesterol LDL en 2457 (87%).

RESULTADOS

Entre los pacientes incluidos en el estudio el 91% no tenían metástasis y solo un tercio (38%) recibían TDA. Entre los participantes (9 % con CP metastásico y 23 % con ECV preexistente), el 98 % tenía al menos 1 factor de riesgo cardiovascular no controlado.

Los factores de riesgo no controlados más comunes o frecuentes fueron la obesidad abdominal e hipertensión.

El 91% tenían un índice cintura-cadera en el rango no saludable (> 0.9)

El 75% presentaban un control subóptimo de la presión arterial.

El 51% presentaba valores de LDL colesterol subóptimos.

El tabaquismo y el sedentarismo fueron los dos factores de riesgo mejor controlados, 10% y 20% respectivamente.

Se encontró un puntaje de riesgo de Framingham elevado en el 76% de los pacientes.

El 51% de los pacientes presentaban > 3 factores de riesgo cardiovascular mal controlados; generalmente eran pacientes más añosos, con enfermedad avanzada, recibiendo TDA, con medicación antihipertensiva y con menor tratamiento con estatinas.

A su vez dentro de este grupo se observa mayor fragilidad física, mayor depresión y menor independencia (ECOG > 1)

La preexistencia de enfermedad cardiovascular está asociada con un mejor control de los factores de riesgo cardiovascular 

No recibir estatinas [odds ratio (OR): 2,55; IC 95 %: 2,00-3,26), fragilidad física (OR: 2,37; IC 95 %: 1,51-3,71), necesidad del uso de  medicamentos antihipertensivos (OR: 2,36; IC 95 %: 1,84-3,03) y edad (OR por 10 años de aumento: 1,34; IC 95 %: 1 .14-1.59)  se asociaron con un control general deficiente de los factores de riesgo después del ajuste por educación, características de CP, TDA, depresión y estado funcional  de acuerdo al ECOG.

DISCUSION

Los más importantes hallazgos de este estudio son:

La mayoría de los hombres con CP tienen un bajo control de los factores de riesgo cardiovascular modificables.

No recibir estatinas, requerir el uso de medicación antihipertensiva y la frialdad física son los factores más asociados con un bajo control de los factores de riesgo cardiovascular; esto pareciera ser independiente al uso de TDA e historia previa de enfermedad cardiovascular.

Los datos de la población basal demuestran que los pacientes con CP tienen un mayor riesgo cardiovascular, siendo desconocidos los mecanismos causales. No podemos excluir la influencia que produce la terapia de deprivación androgénica ya que induce cambios metabólicos, dislipidemia, obesidad, hipertensión y alteraciones de la glucemia.

Un análisis del registro sueco realizado en 76.600 hombres demuestra una mayor incidencia de enfermedad cardiovascular en los pacientes con CP comparada con aquellos de la población general, independientemente de la existencia de ECV previa o los tratamientos recibidos por el CP.

Un metaanálisis de 10 ensayos controlados y aleatorizados en hombres con CP demostró que los antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) se asociaban con una reducción de eventos cardiovasculares fatales y no fatales comparado con los agonistas GnRH. En este estudio no se pudo comprobar dicha diferencia.

La mayor limitación de este estudio fue que la mayoria de los lugares incluidos en el estudio eran canadienses con uno solo de Brasil y sin representación de países de bajos ingresos. Además, la población del estudio era blanca. 

Otras limitaciones son:

-Se midió la presión arterial en consultorio y no se obtuvieron mediciones por presurometría de 24 horas

-El diseño transversal, ya que no nos permite hacer inferensias causales

-La ausencia de un grupo control emparejado por edad y sexo 

Por último, no se pudo mostras asociación entre exposición y eventos cardiovasculares ya que el seguimiento de este estudio está en curso.

CONCLUSIONES

El control deficiente de los factores de riesgo cardiovascular modificables es común en hombres con CP, lo que muestra la gran brecha que existe entre  la atención y la necesidad de mejorar las medidas  para optimizar el manejo del riesgo cardiovascular en esta población.

Hay que destacar la importancia de abordar estos factores de riesgo para mejorar la salud cardiovascular de los pacientes.

El artículo también menciona la importancia de un enfoque multidisciplinario en el manejo de los pacientes con CP, que involucra tanto a los oncólogos como a los cardiólogos.

En resumen, el artículo destaca la importancia de controlar los factores de riesgo

cardiovascular que son modificables en hombres con CP y resalta la necesidad de una atención integral para mejorar la salud cardiovascular de estos pacientes. Se enfatiza la necesidad de una evaluación y manejo adecuados de los factores de riesgo cardiovascular en estos pacientes para reducir el riesgo de eventos cardiovasculares adversos.

Comentario:

Dra. Florencia Perazzo
Oncologia Clinica
Staff del Instituto de Oncologia CEMIC
 Medica de staff del Depto de Medicina Interna

Programa PIUKE 2024

El próximo sábado 24 de febrero, el distrito regional Viedma de la Sociedad Argentina de Cardiología, realizará el primer programa de prevención cardiovascular rural de

Leer Más >>

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!