Prevención Primaria de la Insuficiencia Cardiaca en mujeres

Melissa A. Daubert MD  y Pamela S. Douglas MD  
https://www.jacc.org/doi/10.1016/j.jchf.2019.01.011
J Am Coll Cardiol HF. 2019 Mar, 7 (3) 181–191

La insuficiencia cardiaca (IC) representa un gran problema de salud pública dado su constante aumento y este incremento es particularmente notorio entre las  mujeres.

Por tal motivo las estrategias de  prevención primaria deben estar específicamente dirigida por sexos para aumentar la conciencia, promover un estilo de vida saludable y mejorar los tratamientos que controlen óptimamente los factores de riesgo.

Un gran obstáculo en el conocimiento para la prevención, tratamiento adecuado y  específico para cada sexo,  es la baja representación que tienen las mujeres en las investigaciones de IC.

El propósito de este articulo es resaltar los factores de riesgo y causas más prevalentes para el desarrollo de IC en la mujer.

Con respecto de los factores de riesgo en la mujer, el más común y el más prevalente para el desarrollo de IC es la cardiopatía hipertensiva, seguida por la diabetes, la obesidad y la disfunción renal, gran diferencia con la IC en el hombre donde la enfermedad coronaria es la principal causa.

Las mujeres desarrollan mayormente el subtipo de IC con fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI) conservada, por el contrario en el hombre prevalece la IC con FEVI reducida.

IC con FEVI conservada

Dentro de este grupo la hipertensión y la obesidad representar dos tercios del riesgo atribuible para el desarrollo de IC, siendo este ultimo la principal causa, ya que la HTA  es un factor de riesgo para ambos subtipos de IC. Los mecanismos por los cuales la obesidad produce IC incluyen inflamación sistémica, resistencia a la insulina, disfunción microvascular, remodelamiento y fibrosis miocardica que resultan en disfunción diastólica.

La importancia de una estrategia de pérdida de peso se subraya por el hallazgo de que una reducción de 10Kg  disminuyo en un 23% la probabilidad de desarrollar IC, esto nos habla de la vital importancia que tiene el mantener un peso adecuado y un estilo de vida saludable. Además no debemos olvidar que la menopausia aumenta la prevalencia de síndrome metabólico y la obesidad troncal, también vinculadas con el riesgo de desarrollar IC. En conjunto, esto sugiere que la patogenia de la IC con FEVI conservada puede ser una complicación del síndrome metabólico, que es significativamente más prevalente entre las mujeres en comparación con los hombres (35,6% frente a 30,3%; p <0,001)

IC con FEVI reducida

En este subtipo la cardiopatía isquémica está presente en el 63% de las mujeres, aunque es menor que en el hombre. La reducción de factores de riesgo para el desarrollo de enfermedad coronaria es el pilar principal para la prevención primaria, como lo es la HTA, factor que tiene mayor riesgo atribuible para IC con FEVI reducida en la mujer ( 42.7%). Esto puede deberse a que después de los 65 años más mujeres tienen HTA comparado con los  hombres y  a pesar de recibir tratamiento , el control adecuado de la TA es menor en comparación con los hombres ( 44.8% frente a 51.1%). Por lo tanto,  la terapia antihipertensiva debe individualizarse en las mujeres para garantizar que se alcancen los niveles de presión óptimos, reduciendo los efectos secundarios y asegurando la adherencia y el cumplimiento de las pautas terapéuticas.

La diabetes imparte el segundo mayor riesgo de desarrollo de IC con FEVI reducida. La evidencia sugiere que la expresión de diabetes representa un riesgo 4 a 5 veces mayor de cardiopatía isquémica e IC con FEVI reducida que en los hombres. Incluso en ausencia de enfermedad coronaria significativa, la diabetes se asocia con mayor riesgo de desarrollar IC por daño cardiaco directo.  En este sentido, resulta primordial un tratamiento temprano y agresivo en las mujeres para prevenir complicaciones coronarias micro y macrovasculares que terminen en IC.

Cada vez se reconoce más que las complicaciones del embarazo (Diabetes gestacional, parto prematuro y pre eclampsia) son indicadores de riesgo cardiovascular, ya que se asocian a un mayor riesgo de desarrollar diabetes, HTA y posteriormente enfermedad coronaria.

Dentro de las cardiopatías no isquémicas se encuentra la disfunción cardiaca inducida por estrés (síndrome de TakoTsubo),  que  se presenta en mayor frecuencia en la mujer postmenopausica, la miocardiopatia periparto y la cardiotoxicidad secundaria  por tratamientos oncológicos en el cáncer de mama.

Las mujeres fueron incluidas en menos del 30% de la población de los  estudios  en la mayoría de los ensayos clínicos de IC con FEVI reducida, por lo que las pautas actuales de tratamiento no son especificas por sexo, debido a la escasa representación y la falta de datos prospectivos y aleatorizados para análisis específicos por sexo acerca de la seguridad y eficacia de un tratamiento.

En conclusión podemos decir que  la IC tanto en hombres como en mujeres es prevenible. Las diferencias epidemiológicas y fisiopatologicas en ambos subtipos de IC sugieren fuertemente que las estrategias preventivas específicas por sexo pueden ser beneficiosas. En la IC con FEVI preservada la identificación e implementación de estrategias preventivas efectivas en mujeres es particularmente urgente. En la IC con FEVI reducida se necesita  investigación adicional para generar evidencia que respalde si el tratamiento primario y secundario específicos por sexo generan mayor beneficio.

La evidencia actual invita a la reflexión acerca de la necesidad de conocer las causas de IC según el sexo y de implementar medidas de prevención y estrategias terapéuticas para mitigar y evitar el desarrollo de IC en la mujer. En este contexto, resulta primordial y es aún una tarea pendiente, la adecuada representación  de las mujeres en la investigación clínica y la incorporación de recomendaciones especificas para el sexo femenino en las guías clínicas para así mejorar los resultados en la IC y disminuir la disparidad de la salud en las mujeres.

Dr. Leonardo Lombardo

Dr. Leonardo Lombardo

Integrante del Área Corazón y Mujer, cardiólogo clínico del Distrito SAC Oeste, integrante de SAC joven y del Consejo de insuficiencia cardíaca
Dr. Leonardo Lombardo

Dr. Leonardo Lombardo

Integrante del Área Corazón y Mujer, cardiólogo clínico del Distrito SAC Oeste, integrante de SAC joven y del Consejo de insuficiencia cardíaca
SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!