La preeclampsia predice el riesgo de hospitalización por Insuficiencia Cardiaca con Fracción de eyección preservada

Preeclampsia Predicts Risk of Hospitalization for Heart Failure With Preserved Ejection Fraction

Dominique Williams, Kathryn J. Lindley, et. al. J Am Coll Cardiol. 2021 Dec, 78 (23) 2281–2290

Los trastornos hipertensivos del embarazo afectan del 5 al 10% de los mismos y son la primera causa de morbi-mortalidad materna.

La Preeclampsia (PE), definida como la hipertensión arterial (HTA) de novo luego de la semana 20 de embarazo, se asocia a daño de órgano blanco y proteinuria y es un predictor de enfermedad cardiovascular, aumentando el riesgo de insuficiencia cardiaca de 3 a 4 veces.

Sin embargo, en estudios previos, no se había identificado la relación entre PE y el tipo de insuficiencia cardiaca (IC), ya sea ésta con función reducida o con función preservada.

La IC con función preservada, es decir con fracción de eyección (Fey) mayor al 50% se produce en general en mujeres de edad media o mayores, y con factores de riesgo tradicionales como HTA, obesidad o diabetes y no tradicionales como enfermedades autoinmunes.

La PE se asocia en el tiempo con el desarrollo de disfunción diastólica y remodelado concéntrico del ventrículo izquierdo, aumentando así la posibilidad de desarrollar IC con función preservada.

Este estudio retrospectivo y basado en una base de datos de una cohorte de los Estados Unidos, busca confirmar la hipótesis de que la PE predice el riesgo de desarrollar IC con función preservada en el largo plazo.

Entre 2005 y 2014, se identificaron las internaciones por partos naturales o cesáreas.  Se analizaron dos grupos, el primero correspondía a pacientes que presentaron PE y eclampsia, y el segundo a mujeres que no cursaron con estos desórdenes (grupo control). Vale aclarar que las pacientes que cursaron su embarazo con HTA gestacional se incluyeron en el grupo control, a menos que cursaran con PE sobreimpuesta a HTA crónica. Se identificó en ambos grupos la primera internación por IC con función preservada como objetivo primario, así como la muerte. Los objetivos secundarios fueron la internación por cualquier tipo de IC o por IC con función reducida. Para evitar posibles confundidores en el desarrollo de IC, fueron excluidas del estudio las mujeres con insuficiencia renal crónica, miocardiopatía hipertensiva, enfermedad coronaria, lupus o miocardiopatías periparto.

De las 2532515 mujeres que cumplieron con los criterios de inclusión y exclusión el 5.1% (128029) intercurrió con PE y el 0.1% con eclampsia (2033). El seguimiento promedio fue de 72 meses, y se registraron 569 mujeres que fueron internadas por IC con función preservada y 985 mujeres que se internaron por IC con función reducida. Hubo además 2320 internaciones por IC, pero no se detalló la función ventricular al ingreso.

Dentro de las características basales del grupo con PE se puede destacar la mayor incidencia de HTA crónica (13.9% versus 2.1%), diabetes mellitus (3.4% versus 0.8%), mayores de 40 años (5.6% versus 3.7%) y de raza negra (27.9% versus 18.1%) y menores recursos económicos con respecto al grupo control.

La PE y eclampsia aumentaron el riesgo en forma independiente de desarrollar IC con función preservada con un cociente de riesgo ajustado (aHR) de 2.09 (intervalo de confianza del 95% -IC95%-, 1.80-2.44), en un promedio de 32 meses posteriores a la internación índice. La edad promedio de presentación de la IC fue de 34 años.

Los otros factores de riesgo que se asociaron en forma independiente al desarrollo de IC con función preservada fueron la HTA (aHR 4.36), la diabetes (aHR 5.35) y la raza negra (aHR 2.89).

Además, la PE también se asoció en forma independiente al desarrollo de IC con función reducida, tanto en los primeros 90 días post parto, con un aHR de 2.13 (IC95%, 2.08-2.18) y a largo plazo con un aHR de 1.93 (IC95%, 1.76 – 2.10). Por otro lado, también la HTA, la diabetes, la edad avanzada y la raza negra aumentaron en forma significativa el riesgo de IC con función reducida. La internación por IC con función reducida se produjo en una media de 31.5 meses y una edad promedio de 33.4 años.

Podemos concluir que la PE y la eclampsia son un factor de riesgo independiente para el desarrollo de IC tanto con función preservada como con función reducida, en la década posterior al embarazo, enfatizando así la necesidad de un control y seguimiento para prevenir estos eventos.

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!