Rehabilitación cardiovascular en época de aislamiento por COVID-19 en el AMBA.

Introducción

El 11 de marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS), a raíz de la evaluación de la situación del brote de COVID-19 que comenzó en la ciudad de Wuhan (provincia de Hubey, China) declaró la situación de pandemia (WHO, 2020).

En Argentina, a raíz de las recomendaciones de la OMS, y de la experiencia de los países asiáticos y europeos en relación al brote de COVID-19, se consideró tomar medidas para proteger la salud pública, mediante el dictado del Decreto N° 260/20 por el cual se amplió en nuestro país la emergencia pública en materia sanitaria establecida por la Ley N° 27.541, por el plazo de 1 año. (Boletín Oficial de la República Argentina, 2020).

Mediante el decreto 260/20 del 12 de marzo se estableció el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), el cual se fue extendiendo sucesivamente por la emisión de más decretos motivados por el análisis de la situación epidemiológica que se realizaba en cada etapa del proceso.

Para este proyecto de investigación nos interesa llegar a la extensión del decreto 260/20 por el decreto 493/20 que abarca el periodo del 23 mayo al 7 junio específicamente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), (Boletín Oficial de la República Argentina, 2020).

El ASPO, solo permitió la circulación de personas y habilitó las actividades esenciales que se detallan en el decreto 260/20 y su extensión 493/20. Los Programas de Rehabilitación Cardiovascular (PRCV) no fueron considerados dentro de las actividades esenciales por lo cual su servicio ambulatorio, correspondientes a las fases II, III, se vieron totalmente paralizados. Además, hay que tener en cuenta que los pacientes por su patología de base son población de riesgo y que la mayoría de los mismos son adultos mayores, lo cual vuelve muy peligrosa su circulación y aumenta el riesgo para su salud.

A partir de este momento y en medio del contexto descripto anteriormente, se plantean los interrogantes de cómo continuar con los PRCV y cómo se relaciona el ASPO con la actividad física (AF) de los pacientes que pertenecen a un PRCV.

Se comienza a analizar la continuidad de los PRCV y se plantean alternativas, de las cuales toma más relevancia la posibilidad de utilizar la tele-rehabilitación, con el pedido de la Sociedad Iberoamericana de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular de Argentina hacia el Ministerio de Salud para que las obras sociales y prepagas autoricen el tratamiento de tele-rehabilitación.

Sería de suma importancia conocer en qué consiste la AF de los pacientes que pertenecen a un PRCV durante el ASPO, si están realizando AF o no, si cuentan con espacio suficiente para realizar ejercicio aeróbico como caminatas o trotes, si cuentan con implementos deportivos, cuál es la fuente de información que utilizan para hacer AF, cuánto tiempo le dedican, si controlan parámetros hemodinámicos durante la realización de la misma, etc.

En el caso de que se autorice la tele-rehabilitación u otra medida de rehabilitación con modalidad remota, por parte de las obras sociales y prepagas médicas, esta información sería muy preciada para poder tomar decisiones en un contexto nuevo del que no se tiene experiencia y así poder prescribir la AF por los diferentes profesionales a cargo de los PRCV, para los pacientes y que sea lo más adaptada posible al contexto en el que se encuentran hoy durante el ASPO.

Además, también podría ser de importancia en el futuro, cuando se retome la actividad en los centros de rehabilitación cardiovascular, para prescribir el ejercicio auxiliar domiciliario de los pacientes de PRCV, que tanto se intenta fomentar.

El objetivo de esta investigación es explorar el efecto del ASPO, en la AF de los pacientes que pertenecen a un PRCV, y que residen en el AMBA.

La hipótesis de este trabajo sostiene que el ASPO genera efectos negativos en la AF, el estado anímico y el peso corporal de los pacientes que pertenecen a un PRCV.

Método

Se realizó la recolección de la información por medio de un cuestionario de Google Forms, el cual se activó el día 23 de mayo 2020 y se finalizó el 5 de junio 2020, llegando a un total de 931 respuestas.

Las preguntas fueron de carácter cerrado y un total de 30, relacionadas a las siguientes variables:

  • Lugar de residencia.
  • Estudios alcanzados.
  • Género.
  • Rango etario.
  • Ejercicio físico.
  • Espacio y materiales para el ejercicio físico.
  • Fuentes de información.
  • Estrés.
  • Estado anímico.
  • Fuentes de información.
  • Síntomas referidos a patologías cardiovasculares.
  • Situaciones de emergencia médicas referidas a la patología cardiovascular. 

De total de las respuestas, 831 (89,3%) refieren a pacientes que pertenecen a un PRCV que residen en el AMBA.

La difusión del cuestionario se realizó por medio de los miembros de la Sociedad Iberoamericana de Prevención y Rehabilitación cardiovascular, sede Buenos Aires (SIPRERECA) e integrantes del Consejo de Cardiología del Ejercicio de la Sociedad Argentina de Cardiología. 

Resultados

Lugar de residencia: El 89,3% de los encuestados residen en el AMBA, y los restantes residen en lugares como: Neuquén, Provincia de Buenos Aires, Mendoza, San Luis, Corrientes, Chaco y Formosa.

Género: La muestra está compuesta por un 27% de pacientes de sexo femenino y un 73% masculino.

Estudios alcanzados: Más del 50% de la muestra es profesional con título terciario o universitario.

Rango etario:

Efectos del trabajo educativo en el PRCV:

Actividad física durante el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO): El 85% de la muestra considera que está realizando AF durante el ASPO. Mayormente la fuente de información para la realización de la misma es un contacto con profesionales de su centro de rehabilitación cardiovascular.

El 36% cuando realiza su sesión de AF, la misma consta de un tiempo de 45 minutos, y el 34% 30 minutos. El 32% controla su frecuencia cardiaca (FC) durante la sesión y el 25% la tensión arterial y la FC.

Espacio y recursos materiales para realizar AF: El 70% de los encuestados respondieron que cuentan con espacio físico durante el ASPO en el cual podrían realizar ejercicio aeróbico como caminar. El 95% ventila el espacio donde realiza AF. El 60% respondió que tiene material deportivo para realizar AF, el 29% tiene implemento deportivo como: bicicleta fija, cinta caminadora o elíptico y además implemento para realizar ejercicios de fuerza. El 53% tiene implementos deportivos para realizar ejercicio de fuerza, en su mayoría: mancuernas, bandas elásticas y bastones.

Síntomas referidos a su patología cardiovascular durante la AF en el ASPO:

De un total de 706 pacientes que hacen AF durante el ASPO, 63 refirieron síntomas referidos a su patología cardiovascular mientras realizaban AF, de los cuales caracterizaron como un 75% a falta de aire, un 8% dolor de pecho y un 17% otros, dentro de los cuales se mencionaron: cansancio, mareos, palpitaciones. De 831 pacientes, 38 respondieron que tuvieron que acudir a una guardia de emergencia médica referida esta atención a su patología cardiovascular.

Peso corporal (PC) durante el ASPO: Hasta el 5 de junio, el 76% respondió que controla su PC durante el ASPO. El 58% considera que se mantuvo igual, el 30% aumentó y el 12% descendió.

Capacidad física (CF) y ASPO: El 54% considera que su CF, se vió disminuida durante el ASPO. El 37% respondió que la capacidad física más afectada fue la capacidad aeróbica, el 36% la flexibilidad, y el 17% la fuerza en sus miembros inferiores.

Estado anímico, actividad física y ASPO: El 56% respondió que notó afectado su estado ánimo durante el ASPO. El 49% caracterizó ese efecto como ansiedad, el 24% angustia y el 17% mencionó sensaciones como: miedo, incertidumbre, cansancio, enojo. El 91% considera que la AF puede ayudarlo a mejorar su estado anímico. El 91% considera que la AF puede ayudarlo a descansar mejor durante el ASPO.

Conclusiones

En contraposición a nuestra hipótesis, gran parte de la población de pacientes que pertenecen a un PRCV, residentes en el AMBA, se encuentran haciendo AF, y la prescripción de la misma es guiada en su mayoría por el contacto con algún profesional del PRCV al cual pertenecen. También cuentan en su mayoría con implementos deportivos y espacio para realizar AF.

Más del 50% considera que disminuyó su capacidad física, resaltan la capacidad aeróbica y la flexibilidad. Esto podría ser tenido en cuenta al momento de prescribir ejercicio físico por parte de los diferentes profesionales de la salud, en la posibilidad de aprobación de la tele-rehabilitación.

El peso corporal en su mayoría se ha mantenido igual que antes del ASPO y hasta incluso ha descendido, solo un 30% aumentó.

Los pacientes consideran importante para su salud cardiovascular realizar AF, lo que nos deja prever que el trabajo educativo realizado por los profesionales de los PRCV es efectivo y muy valioso.

El ASPO afecta el estado anímico de los pacientes, quienes refieren mayormente ansiedad, y a la vez creen que la AF puede ayudar a mejorar su estado anímico.

Un 9% refirió que sintió síntomas referidos a su patología cardiovascular durante la AF realizada en el ASPO y un 5% del total de la muestra ha acudido a una guardia de emergencia por su patología cardiovascular. Este es un dato muy importante que se debería discutir en cuanto a si es riesgoso o no la tele-rehabilitación, siempre teniendo en cuenta que gran parte de los datos recabados surgen de la autopercepción de los pacientes. 

Bibliografía

  • Maroto, José M. De Pablo, Carmen, (2010). Rehabilitación Cardiovascular. Madrid: Panamericana.
  • Sociedad Argentina de Cardiología (2019). Consenso Argentino de Rehabilitación Cardiovascular. Buenos Aires: Estigma.
  • Sociedad Argentina de Cardiología (2012). Consenso de Prevención Cardiovascular. Buenos Aires: Estigma.
  • Boletín Oficial de la República Argentina. (2020). DECNU-2020-459 Aislamiento social preventivo y obligatorio. In Boletín Oficial de la República Argentina

Autores: Dr Miguel Resnik, Dra Soraya Kerbage

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!