Evaluación ecocardiográfica de las válvulas pulmonar y tricuspidea: una guia práctica de la Sociedad Británica de Ecocardiografia (BSE)

 Zaidi A, Oxborough D, Augustine D et al. Echocardiographic assessment of the tricuspid and pulmonary valves: a practical guideline from the British Society of Echocardiography. Echo Res Pract 2020 Dec;7(4): G95-G122. doi: 10.1530/ERP-20-0033.

Los avances en técnicas percutáneas de reparación e implantes valvulares, que incluyen cada día más a las válvulas tricúspide y pulmonar, han motivado el estudio más exhaustivo de la morfología de las válvulas, del aparato subvalvular, de las aurículas, los ventrículos, los vasos, la valoración de presiones y la cuantificación precisa de la severidad de la valvulopatia.

Es por ello, que estas guías de la Sociedad Británica de ecocardiografía, recientemente publicadas, tienen un valor adicional. En ellas se recomienda como adquirir e interpretar adecuadamente los datos obtenidos de la ecocardiografía al analizar las válvulas pulmonar y tricúspide. Además, se reafirman conceptos publicados previamente por la Sociedad Americana de Ecocardiografia (ASE en sus siglas en inglés), la Asociación Europea de Imagen Cardiaca (EACVI en sus siglas en inglés) e incluso la Sociedad Argentina de Cardiología. Nos referimos a lo siguiente: el ecocardiograma es el estudio inicial para valorar las valvulopatías y el objetivo del estudio debe ser “definir etiología, mecanismo, severidad y repercusión hemodinámica de las disfunciones valvulares”. En este último aspecto, se hace referencia a las consecuencias relacionadas con el remodelado del ventrículo derecho y la estimación de presiones pulmonares.

En el documento se remarca la utilidad del ecocardiograma 2D en la identificación de la etiología y el mecanismo de la disfunción valvular, del aporte del Doppler Color y del Doppler continuo en la graduación de la severidad de la valvulopatía, del valor del ecocardiograma transesofágico en pacientes con inadecuadas ventanas ultrasónicas, endocarditis relacionada con dispositivos/prótesis, anuloplastia quirúrgica (asociada cirugía de la válvula mitral) y en intervenciones percutáneas (selección de pacientes, monitoreo y evaluación de resultados) . Por otro lado, se destaca la precisión del eco 3D en la cuantificación de volúmenes, en la valoración de la severidad de lesiones regurgitantes y como guía en intervenciones percutáneas. El eco estrés se recomienda para desenmascarar pacientes “teóricamente asintomáticos u oligosintomáticos”, para estimar los incrementos de presiones pulmonares con el apremio, valorar capacidad funcional y analizar la reserva funcional. 

Sin embargo, uno de los aspectos más importantes de esta guía, es el hincapié que se realiza al recomendar “integrar de todos los parámetros ecocardiográficos” para definir la severidad de la disfunción valvular, analizar las estructuras y los parámetros desde múltiples vistas, considerar “al cuantificar” las diferentes implicancias que tienen: la etiología de la valvulopatía , la superficie corporal,  la función y compliance ventricular, el tiempo de evolución y  las condiciones de carga durante el estudio; sin dejar de lado los datos clínicos.

Finalmente, los autores recomiendan otras modalidades de imágenes en pacientes con valvulopatias derechas, como la resonancia cardíaca y la tomografía computada, debido a la precisión de estos métodos complementarios en la cuantificación de volúmenes, en la función del VD y en la valoración de la anatomía extra cardíaca.

Los expertos en valvulopatias pulmonar y triuspidea, reconocen la complejidad en la evaluación de las mismas, y consideran que las “intervenciones tardías” se deben a evaluaciones sub-óptimas de las disfunciones valvulares. Es de esperar que este tipo de documentos perfeccionen el estudio de las previamente llamadas “válvulas olvidadas”.

Dra. Silvia S Makhoul
Consejo de Eco Doppler Cardiaco y Vascular “Dr. Oscar Orias”

Consejos científicos
Comunicaciones SAC

Viajes y Trombosis venosa Profunda

Prevención de eventos trombóticos en viajes prolongados. La asociación entre viajes prolongados y trombosis venosa profunda (TVP) fue descrita por primera vez en 1954 (1).

Leer Más >>

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!