Cuantificación de la insuficiencia valvular aórtica mediante Doppler pulsado de la velocidad en la arteria subclavia: un estudio de validación con la RMC

Posted On 27 Mar 2018
Comment: Off

Por la Dra. Marina Baglioni, Consejo de Eco-Doppler Cardíaco y Vascular de la SAC.

Quantification of Aortic Valve Regurgitation by Pulsed Doppler Examination of the Left Subclavian Artery Velocity Contour: A Validation Study with Cardiovascular Magnetic Resonance Imaging
Spampinato R, et al.
J Am Soc Echocardiogr. 2018 Jan;31(1):42-51. doi: 10.1016/j.echo.2017.10.004

Es innegable que la ecocardiografía es el método de elección para evaluar el grado de severidad de la regurgitación aórtica. Sin embargo, y pese al advenimiento de los avances tecnológicos, continua siendo un reto en aquellos pacientes con ventanas acústicas de regular calidad; o bien, frente a la presencia de jet múltiples o excéntricos -más aún para diferenciar el grado moderado y severo- donde resulta dificultoso su valoración a través de métodos cuantitativos.

A medida que aumenta la severidad de la insuficiencia valvular, se incrementa la duración y la velocidad del flujo reverso durante la diástole. Por consiguiente, la presencia del flujo diastólico reverso en la aorta, debe considerarse un fuerte parámetro para evaluar la gravedad de la misma. Generalmente, ésta evaluación mediante Doppler está restringido a arteria aorta abdominal, donde en algunos casos, resulta desafiante la alineación y adquisición de la señal Doppler, permitiendo solo una evaluación cualitativa o semicuantitativa.

Para sortear estos escollos, los autores plantearon el examen de la arteria subclavia mediante Doppler pulsado para la evaluación cuantitativa del flujo regurgitante, usando comparativamente parámetros de resonancia magnética nuclear (RMN), definidos como leve cuando el volumen regurgitante (VR) era menor del 20%, moderado entre el 20-40% y severo, mayor del 40%. A través del Doppler pulsado, se cuantifica la integral velocidad-tiempo (VTI) del flujo reverso y el flujo sistólico, determinando la severidad de la regurgitación mediante la siguiente formula : Fracción regurgitante (FR) (%) = (VTI flujo reverso – VTI flujo sistólico) / VTI flujo reverso * 100. Asimismo, definieron como insuficiencia aórtica severa a una velocidad del flujo regurgitante mayor a 20 cm/seg y un tiempo de hemipresión de 200 mseg.

Dentro de las dificultades que encontraron los autores, se puede mencionar los inherentes al aspecto físico como cuello corto, curso tortuoso del arco aórtico, sombra acústica proveniente de la calcificación de placas, enfermedades pulmonares y la señal proveniente de la vena innominada (flujo hacia el transductor durante la sístole tardía y que se extiende hasta la diástole). Otra variable a considerar surge de la elasticidad de la pared vascular, la pulsatilidad aórtica y la sección transversal del vaso.

Hasta donde tenemos conocimiento, este es el primer estudio que compara directamente la gravedad de la insuficiencia aórtica entre el Doppler pulsado y la RMN con resultado factibles y comparables.

Resulta atractivo disponer de otros signos complementarios para la evaluación de la insuficiencia valvular aórtica, siendo – tal vez- esta metodología, un recurso adicional para estratificar la insuficiencia valvular.

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!