Prevenir la próxima pandemia: Invertir en la salud circulatoria

En el reino animal, existen diferentes riesgos. Los leopardos constituyen riesgos ocultos o camuflados que puede tener un gran impacto, los cisnes negros son riesgos desconocidos o no obvios que pueden tener un impacto considerable y, finalmente, los rinocerontes se erigen como riesgos enormes que son obvios pero ignorados. Para muchas personas, COVID-19 es un cisne negro, pero para muchos de nosotros, es un rinoceronte, obvio pero ignorado.

En 2019, antes de la pandemia, el Foro Económico Mundial declaró que “la seguridad sanitaria nacional es fundamentalmente débil en todo el mundo. Ningún país está completamente preparado para epidemias o pandemias, y todos los países tienen importantes lagunas que abordar”. No podemos cometer los mismos errores, como representantes de la comunidad cardiovascular mundial, una de nuestras principales responsabilidades es estar alerta y prevenir la próxima pandemia. Como dice el Foro Económico Mundial, “la COVID-19 ha tenido un impacto abrumador. En la actualidad, hay más de 200 millones de casos confirmados en todo el mundo y más de 4 millones de muertes registradas. A medida que la pandemia se propaga, ha provocado ansiedad y drama político que ha abrumado los sistemas de salud y han desencadenado cambios geopolíticos potencialmente duraderos. Si bien las vacunas se han vuelto ampliamente disponibles en los países más ricos, otros no las han recibido, y 500 millones de personas podrían verse empujadas a la pobreza como resultado de la crisis ”.

La COVID-19 y, sin duda, futuras pandemias, tendrán muchos impactos en la salud: morbilidad y mortalidad por enfermedades, complejidades para desarrollar y distribuir tratamientos y vacunas a gran escala, aparición de nuevas variantes del virus, y desinformación. Otros impactos fundamentales son el impacto económico que puede conducir a un aumento abrupto de la pobreza, los inconvenientes para los viajes y el comercio, el papel de los medios de comunicación, los cambios climáticos y los efectos en las políticas públicas y la gobernanza.

Preventing the Next Pandemic: The Case for Investing in Circulatory Health (Prevención de la próxima pandemia: el caso para invertir en salud circulatoria), es un documento de la Global Coalition for Circulatory Health (Coalición Global para la Salud Circulatoria) cuyo objetivo principal es contribuir a una profunda discusión que incluya a toda la comunidad sobre cómo prepararse para la próxima pandemia . Abogamos por que la salud debe estar en todas las políticas. Los desafíos agravados de las interrupciones de la atención circulatoria continua, los peores resultados de la COVID-19 para las personas que viven con ECV y los impactos cardíacos a largo plazo del virus han creado un entorno de salud global llevado al límite. No podemos permitir que la inacción resulte en otra “sindemia” de enfermedades transmisibles y no transmisibles. Tenemos la responsabilidad de trabajar en todo el mundo para hacer de la salud circulatoria una realidad para todos, lo que a su vez creará poblaciones y sistemas de salud más resilientes. Este documento es un ejemplo de un esfuerzo común de comunicación, colaboración, creatividad y pensamiento crítico. La Global Coalition for Circulatory Health (Coalición Global para la Salud Circulatoria) es una demostración de que el todo es más grande que la suma de sus partes. Hay espacio para todos y todos somos necesarios. El objetivo final y fundamental es: SALUD CIRCULATORIA PARA TODOS.

En el futuro, un cisne negro podría sorprendernos, pero no podemos ignorar a los rinocerontes y leopardos que nos rodean!!!

Daniel José Piñeiro
Presidente Electo, World Heart Federation

Actualidad
Comunicaciones SAC

La depresión también constituye un factor de riesgo para la salud cardiovascular que hay que detectar a tiempo

De acuerdo a las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión afecta a más de 300 millones de personas a nivel global, es la principal causa de discapacidad y aporta muy significativamente a la carga mundial de morbimortalidad. Desde hace más de una década se sabe que existe una relación bidireccional entre la depresión y la enfermedad cardiovascular.

Leer Más >>

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!