Lanzamiento del Registro Nacional de Enfermedades Cardiovasculares

40°Congreso Argentino de Cardiología

Por Alejandra Folgarait

Lanzamiento del Registro Nacional de Enfermedades Cardiovasculares

Los miles de participantes del Congreso Argentino de Cardiología tendrán este año la oportunidad de asistir al lanzamiento del primer Registro Nacional de Enfermedades Cardiovasculares. La iniciativa conjunta de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), la Federación Argentina de Cardiología (FAC), y el Ministerio de Salud de la Nación, contará con la participación voluntaria de más de 450 unidades cardiológicas de la Argentina y se orienta a abarcar la casi totalidad de los cuidados intensivos que atienden pacientes con problemas cardiovasculares agudos.

Si bien la SAC tiene una larga experiencia en el registro de síndromes coronarios agudos –SCAR es el más reciente–, el nuevo registro representa un salto cualitativo a nivel nacional, ya que permitirá obtener indicadores consistentes de las enfermedades cardiovasculares más prevalentes en las distintas regiones del país.

Además, el nuevo registro permitirá conocer el manejo hospitalario de las patologías que causan el 30% de la mortalidad en la Argentina. En última instancia, el registro mejorará la calidad de atención de los pacientes porque habilitará un análisis de los obstáculos en el diagnóstico y el tratamiento de las patologías, y facilitará la adopción de protocolos terapéuticos basados en evidencias.

Estudio piloto

La primera etapa del registro consiste en un estudio piloto de los infartos con elevación del segmento ST en las unidades de cuidado intensivo de todo el país. Si bien se estima que la prevalencia anual de esta patología -en argentinos de 35 a 64 años- es de 41.9 por cada 10.000 habitantes, la cifra surge de la extrapolación de un estudio realizado en localidad de Coronel Suárez y debe ser refinada.

Según Jorge Belardi, ex presidente de la SAC, se estima que en la Argentina se producen entre 40.000 y 45.000 infartos agudos de miocardio cada año, los que causan alrededor de 16.000 muertes, de acuerdo con los certificados de defunción que maneja el Ministerio de Salud. Como las cifras podrían ser diferentes, se lanza el nuevo registro nacional de eventos cardiovasculares.

¿Por qué es importante saber cuántos infartos hay en la Argentina y cómo se tratan? “El reconocimiento precoz de esta patología evita la muerte por arritmias en las primeras horas y permite adoptar estrategias para reperfundir el miocardio, licuando el coágulo que obstruye la arteria coronaria con drogas trombolíticas o con procedimientos invasivos, como la angioplastia primaria”, explica Juan Gagliardi, secretario de la SAC y coordinador general del registro.

Se sabe que la ventana terapéutica para utilizar agentes trombolíticos es de dos horas. Por eso, es fundamental que los pacientes lleguen en forma rápida a un centro hospitalario para recibir el mejor tratamiento posible. También es imprescindible contar con una red hospitalaria aceitada para derivar a los pacientes que requieran intervenciones más complejas.

“El tiempo promedio desde que el paciente empieza con los síntomas hasta que hace la consulta y llega a la institución hospitalaria es de entre dos y tres horas”, informa Carlos Tajer, presidente de la SAC. “Cuando analizamos los sistemas de emergencia en Capital Federal, vemos que las ambulancias llegan rápido pero lo que se enlentece es el tiempo asistencial. Habitualmente, las demoras se encuentran en las guardias, porque el paciente llega con el dolor, se le da un turno y pasa tiempo hasta que se le hace un electrocardiograma, se identifica que tiene un infarto, se llama al cardiólogo y se arriba a la unidad coronaria. Por eso, el objetivo es que este Registro funcione también como un organizador general”, explicó Tajer.

“Los pacientes no deberían demorar más de 10 minutos entre que llegan a un centro hospitalario y se les realiza un ecocardiograma”, enfatizó Belardi. A medida de que aumenta el tiempo de diagnóstico y tratamiento, se incrementa el riesgo de muerte.

Los resultados del estudio SCAR revelaron que la mortalidad intrahospitalaria por infarto disminuyó en los últimos años y las angioplastias para tratar las obstrucciones coronarias aumentaron en los centros de media y alta complejidad. Sin embargo, la mortalidad por infarto, que no debería superar el 4%, se ubica hoy en entre un 10 y un 15% en la Argentina. “Tenemos que bajar un 25% la mortalidad cardiovascular para el año 2025”, subrayó Carlos Tajer, presidente de la SAC. “La mitad de ese porcentaje la lograremos con medidas de prevención, y el resto, con tratamiento”, agregó el líder de la Sociedad Argentina de Cardiología.

”Aún quedan muchas barreras por remover si queremos brindar una atención de calidad a los pacientes”, reflexionó Alejandro Hita, coordinador del Comité Científico del Congreso. “Contar con información sólida es el primer paso para ello”.

Ficha electrónica

En el estudio piloto -conocido por sus siglas ARGEN-IAM-ST- se recabarán no sólo los datos del paciente (edad, género, factores de riesgo, antecedentes, comorbilidades) sino también del cuadro clínico (localización del infarto, Killip de ingreso, tiempo de evolución); el tratamiento empleado (antiagregantes, reperfusión, tratamiento coadyuvante); la evolución clínica intrahospitalaria (insuficiencia cardíaca, APIAM, shock, muerte), y la evolución al mes del infarto. El seguimiento a 30 días se hará por contacto telefónico o presencial por parte de los responsables locales de cada centro, o a través del comité central coordinador. Un Comité de Ética independiente supervisará todos los pasos del registro.

Los datos de los pacientes, asentados en una ficha electrónica previo consentimiento informado, serán depositados en una base de datos registrada en el Ministerio de Justicia y, también, en el sistema SISA del Ministerio de Salud. El nombre de los pacientes no quedará registrado, y el acceso a la base de datos sólo podrá hacerse mediante usuarios que posean contraseña. Los médicos sólo podrán acceder a los datos anónimos con propósitos de investigación, previa autorización de un Comité Científico.

“El estudio piloto nos ayudará a tener una perspectiva cualitativa y cuantitativa del infarto con elevación del segmento ST”, se entusiasmó Tajer. “De acuerdo con la calidad de la respuesta, se propondrá la selección de un número de centros que aporten datos a un registro permanente de la patología”, anticipó.

Sobre la base de los resultados del estudio piloto, un grupo de especialistas asesorará al Ministerio de Salud en la elaboración de una guía de tratamiento del infarto agudo de miocardio. Este grupo de expertos también participará en la propuesta de políticas públicas específicas a nivel nacional y regional.

El objetivo final de la iniciativa conjunta de la SAC y la FAC es desarrollar un registro continuo de enfermedades cardiovasculares que abarque a todas las instituciones de la Argentina, como el que ya existe en la mayoría de los países desarrollados.

El lanzamiento del primer Registro Nacional se realizará el próximo 16 de octubre en la sede del Congreso, en La Rural de Buenos Aires. Los primeros resultados estarán disponibles en mayo de 2015.

“Además, durante el Congreso, se lanzará la historia clínica electrónica de la SAC, que facilitará el trabajo de los cardiólogos y también contribuirá al registro de los eventos cardiovasculares”, apuntó Guillermo Fábregues, presidente del Comité Organizador del 40° Congreso Argentino de Cardiología.

Fábregues subrayó el carácter multidisciplinario del encuentro, en el que convergerán no sólo cardiólogos sino también médicos clínicos, residentes, estudiantes, técnicos, enfermeros y pacientes.

Indicadores fundamentales

El estudio piloto que se iniciará en noviembre próximo buscará:

1. Evaluar los tiempos y causas de demora desde el comienzo de los síntomas hasta el tratamiento de reperfusión.
2. Evaluar la prevalencia del tratamiento de reperfusión en los pacientes que ingresan con IAM con elevación del ST.
3. Evaluar la mortalidad y la evolución clínica intrahospitalaria y a 30 días.
4. Analizar las modalidades de tratamiento.
5. Evaluar las políticas de derivación.

Estudio piloto

Los criterios de inclusión son:

Pacientes que ingresan con IAM y elevación del segmento ST.
IAM evolucionado con nuevas ondas Q de menos de 36 hs evolución.
Sospecha de IAM inferoposterior (infradesnivel horizontal del ST de V1 a V3 sugestivo de oclusión aguda de arteria coronaria circunfleja).
Bloqueo completo de rama izquierda nuevo o presuntamente nuevo.

Criterios de exclusión:

Síndrome Coronario Agudo sin Elevación del ST o IAM no Q.
Infartos con más de 36 hs. de evolución.

 

Deje su comentario

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!