Diabetes tipo 1: más riesgo cardiovascular en mujeres

Por Alejandra Folgarait

Diabetes tipo 1: más riesgo cardiovascular en mujeres

Las mujeres que padecen diabetes tipo 1 tienen alrededor de un 40% más de riesgo de morir anticipadamente que los hombres con la misma enfermedad, según un meta-análisis australiano de 26 estudios que acaba de publicar The Lancet Diabetes & Endocrinology.

El meta-análisis, que englobó a 197.396 individuos de distintos países e incluyó 14.682 muertes, reveló que el riesgo en exceso de eventos cardiovasculares fatales y no fatales de las mujeres duplica al de los varones. En cambio, no se registraron diferencias en la mortalidad por cáncer, accidente o suicidio según el sexo de los pacientes con diabetes tipo 1.

Según la OMS, hay 347 millones de personas en el mundo que padecen diabetes mellitus, la mayoría de las cuales sufre el tipo 2 de la enfermedad. En la Argentina, se calcula que hay más de 2,5 millones de personas con diabetes. Uno de cada 10 argentinos tiene glucemia elevada o diabetes, según la Tercera Encuesta de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud de la Nación, del año 2013.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune en la que el páncreas no fabrica insulina para metabolizar la glucosa. De manifestación temprana –en la infancia o adolescencia-, la diabetes tipo 1 afecta hoy a medio millón de niños menores de 15 años. Por razones poco claras, los epidemiólogos advierten que la incidencia de esta enfermedad -conocida como diabetes “insulinodependiente”- ha aumentado un 3% anual desde 1989 en este grupo.

Si bien no hay diferencias sexuales en la incidencia de la enfermedad -la padecen tanto hombres como mujeres-, varios estudios han mostrado que las mujeres sufren más complicaciones y tienen más dificultades para lograr un control adecuado de su diabetes tipo 1. Ahora, el meta-análisis liderado por Rachel Huxley, de la Universidad de Queensland, en Australia, muestra que las mujeres tienen un riesgo mayor de morir que los hombres por cualquier causa y, particularmente, por eventos cardiovasculares.

“Sabemos que las personas con diabetes tipo 1 tienen una expectativa de vida menor que la población general debido a complicaciones agudas y a largo plazo. Pero hasta ahora no resultaba claro si este exceso en el riesgo de mortalidad era el mismo en hombres que mujeres”, explica Huxley. “Nuestros resultados muestran que, aunque las mujeres viven en promedio más que los hombres, las que sufren de diabetes tipo 1 parecen perder el ´factor de protección femenino´, por lo que el exceso de muertes en mujeres con diabetes tipo 1 es mayor que en los hombres con la misma enfermedad”.

Al comparar individuos con y sin diabetes tipo 1, la mortalidad estándar por todas las causas fue de 5,8 en las mujeres diabéticas y de 3,8 en los hombres diabéticos, lo que se traduce en un 37% mayor de exceso en el riesgo de mortalidad en ellas que en ellos. Cabe subrayar que, en términos absolutos, las muertes son mayores en hombres que en mujeres. Es el exceso de mortalidad entre los sexos lo que es más alto en mujeres que en varones.

Las mujeres tienen casi el doble de exceso de riesgo de enfermar o morir por enfermedad cardiovascular, un 37% más de exceso de riesgo de ACV y un 44% más de riesgo de morir por enfermedad renal que los hombres con la misma enfermedad.

“El estudio es interesante porque los resultados van en concordancia con lo que ocurre con la diabetes tipo 2, que tiene un impacto mayor en las mujeres que en los hombres”, evalúa la cardióloga Florencia Rolandi, del Hospital Italiano. “Por ejemplo, la chance de infarto en una mujer con diabetes tipo 2 es 4,3 veces mayor que el de una mujer sin esta patología, mientras que en los hombres diabéticos es dos veces mayor que en los varones sin diabetes”.

¿A qué se debería esta diferencia por sexo? Quizás las arterias coronarias de las mujeres con diabetes son más pequeñas y, además, sufren un mayor daño endotelial. Tal vez intervienen las hormonas sexuales. “Los estudios observacionales no permiten saber por qué ocurre esta diferencia entre mujeres y hombres, sólo podemos trazar hipótesis”, subraya Rolandi, quien coordina el programa Corazón y Mujer de la Fundación Cardiológica Argentina y la SAC.

¿Hay que tratar de forma diferente a las mujeres con diabetes tipo 1 que a los hombres con la misma patología? ¿Habría que indicar estatinas y medicación antihipertensiva antes? “La marcada diferencia entre los sexos para las enfermedades vasculares probablemente tendrá profundas implicancias clínicas respecto de cómo las mujeres con diabetes 1 serán manejadas y tratadas a lo largo de sus vidas”, señala Huxley. “Los hallazgos sugieren que las chicas jóvenes y las mujeres con diabetes tipo 1 quizá necesiten una monitorización adicional, no solo para garantizar que estén manteniendo sus niveles de azúcar en sangre bajo control, sino también para asegurar que sus niveles de otros factores de riesgo importantes, como la presión arterial, se vigilen de cerca”.

Por su parte, Rolandi afirma que “los controles deberían ser más estrictos en las mujeres y los médicos deberíamos estar más atentos con las mujeres diabéticas para colaborar en su adherencia al tratamiento”.

SMR* mujer-hombre

Mortalidad (por todas las causas): 1.37 (95% CI, 1.21-1.56)
ACV: 1.37 (95% CI, 1.03-1.81)
Enfermedad renal fatal: 1.44 (95% CI, 1.02-2.05)
Enfermedad cardiovascular fatal: 1.86 (95% CI, 1.62-2.15)
Enfermedad coronaria: 2.54 (95% CI, 1.80-3.60).

*Standarzided Mortality Ratio (SMR) es la proporción entre el número de muertes observadas en una población en estudio y el número de muertes esperado en la población general según sexo y edad.

 

Deje su comentario

INSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

SAC Móvil

¡Descarga nuestra aplicación para navegar nuestro contenido de una manera más fácil y dinámica!