SAC

Hidratación y rendimiento físico en el deportista.

Comité de cardiología del deporte del Consejo de ergometría y rehabilitación cardiovascular SAC.
Comentario bibliográfico y revisión.
 

Hidratación y rendimiento físico en el deportista.
Bob Murray, PhD. “Hydration and Physical Performance”. Journal of the American College of Nutrition, 2007;Vol. 26, No. 5, 542S–548S.
Dres. Enrique Gonzalez Naya y Jorge Franchella.

Existe una gran ambición por mejorar el rendimiento físico en las distintas actividades atléticas, tanto a nivel personal del atleta, como por influencia de las empresas que invierten en deporte. Es por esto que cada vez hay más investigación sobre la fisiología del deporte, las ayudas ergogénicas y, aún, el doping. En esta ocasión trataremos la deshidratación y la correcta hidratación como determinantes del rendimiento deportivo.

En el 2007 se publico en el “Journal of de American College of Nutrition” un review sobre Hidratación y performance física”.

En este articulo se evidencia como una pérdida del 2% del peso corporal (1.4 kgs. en una persona de 70 kgs.) empieza a impactar negativamente en el rendimiento deportivo, sobre todo en los deportes de larga duración (mayores a una hora) y en los días de calor. Las dos razones principales para esta deshidratación son: 1) la gran variabilidad en la cantidad de sudor entre las personas, que va desde 400 ml/h hasta 2 L/h, y 2) el deseo voluntario de ingesta de líquidos durante la actividad es inadecuada para reponer las perdidas. Esta incapacidad puede estar dada por múltiples factores, pero la velocidad de vaciado gástrico juega un rol fundamental ya que su límite máximo se encuentra cerca de 1.3 L/h.

También se analizaron algunos estudios que evidenciaron que perdidas menores al 2% en situaciones especiales, también pueden disminuir el rendimiento. Por ejemplo, en un estudio de Armstrong, se les administro a un grupo a corredores experimentados Furosemida (40 mg) y se los comparo con un grupo control. Luego se los dividió en grupos de corrida de 1.5 km, 5 km y 10 km.

La reducción de peso por la furosemida fue de 1.9% (grupo 1.5 km), 1.6% (grupo 5 km) y 2.1% (grupo 10 km). La deshidratación aumento los tiempos en llegar a la meta en 3.1% (grupo 1.5 km), 6.7% (grupo 5 km) y 6.3% (grupo 10 km). Luego de realizar una regresión linear se evidenció que con una pérdida del 1% del peso corporal los tiempos en llegar a la meta aumentan en 0.17, 0.39, y 1.57 min respectivamente en 1.5, 5 y 10 km. La pérdida de sal durante el ejercicio también varía entre los deportistas. En promedio el sudor humano contiene 40-50 mmoles de sal por litro, por lo que grandes cantidades de sudor implican grandes pérdidas de sodio. Los deportistas entrenados y bien adaptados al calor, tienen la capacidad de reabsorber cierta cantidad de sodio en los túbulos de las glándulas sudoríparas con lo que se limita la deshidratación.
La perdida de sal no es un determinante de la performance deportiva, pero la reposición de sal durante el deporte puede ayudar a la reposición de líquidos, mantener el volumen plasmático y reducir el volumen urinario; todos responsables de la hidratación.

Con respecto a la hidratación y el funcionamiento fisiológico, una pérdida de 4,9% del peso corporal durante una prueba de ciclismo a 35°C a un 65% del VO2max produce aumento de la temperatura central, de la frecuencia cardiaca, y del esfuerzo percibido; mientras que el volumen sanguíneo, el volumen sistólico, el volumen minuto, y la irrigación periférica disminuyen. Estos cambios producen fatiga prematura, aumento del trabajo cardiovascular, efectos negativos en el metabolismo muscular (depleción glucogénica acelerada) y alteraciones en la función del sistema nervioso central (disminución de la motivación y del esfuerzo).

Teniendo en cuenta estos cambios metabólicos y de rendimiento, se aconseja, según los resultados de diferentes estudios y las variables del vaciado gástrico, la ingesta de 1L/h de líquido durante la realización de la actividad deportiva. Esto provee la suficiente cantidad de agua, hidratos de carbono y electrolitos para limitar la deshidratación en menos del 2% del peso corporal y suministrar carbohidratos exógenos para proveer beneficios extra en el rendimiento.

Acorde a los estipulado previamente y las recomendaciones del Colegio Americano de Medicina del Deporte se recomienda la ingesta de 500ml de liquido 2 horas previo al ejercicio, 1000ml de liquido por cada hora de actividad deportiva (repartido en períodos 20 minutos). Actualmente no hay consenso sobre la efectividad para el rendimiento de las bebidas deportivas en deportes de corta duración. La ingesta de liquidos no debe ser exagerada ya que de esa manera se podría provocar hiponatremia y afectar el rendimiento y la salud.

Bibliografia

  1. “Consensus Statement of the 1st International Exercise-Associated Hyponatremia”. ConsensusDevelopment Conference, Cape Town, South Africa 2005; Clin J Sport Med 2005;15:208–213
  2. Baker, L. B., T. A. Munce, and W. L. Kenney.” Sex differences in voluntary fluid intake by older adults during exercise”. Med. Sci.Sports Exerc, 2005;. 37:789–796.
  3. Christopher S.D. Almond, M.D., M.P.H., Andrew Y. Shin, M.D., Elizabeth B. Fortescue, et al. Hyponatremia among Runners in the Boston Marathon. N Engl J Med 2005;352:1550-6.