facebook
twitter
youtube
rss
(11) 4961-6027/8/9 info@sac.org.ar

Evaluación cardiológica infantil

Creado el 31 may 2017
Por :
Comment: Off
Dra. Eliana Ariet

6 Preguntas sobre evaluación cardiológica infantil | 6 Respuestas de la Dra. Eliana Ariet

Cardióloga infantil
Presidente Distrito SAC Comahue
  • 1. En nuestro país es frecuente la indicación de un control cardiológico ante el inicio escolar. ¿Se justifica?, ¿qué debe comprender dicha evaluación?

    Si bien el niño se mueve espontáneamente, para la actividad física institucional escolar o a nivel de clubes se solicita que el niño posea un apto médico. El apto médico incluye un examen clínico pediátrico, donde se evalúa su crecimiento y desarrollo para así poder detectar precozmente factores de riesgo y patologías relevantes. Debe constar de un interrogatorio completo que no sólo abarque sus antecedentes personales sino que también incluya antecedentes familiares y hábitos de la familia y un examen físico que cuente con una antropometría básica, examen cardiovascular con toma de presión arterial, examen del aparato respiratorio, osteomioarticular y del sistema nervioso. Además a todo niño durante la escuela primaria debemos incluirle un ECG (electrocardiograma) de 12 derivaciones por lo menos una vez. El mismo debería ser realizado antes del ingreso del niño a cualquier competencia. Este esquema deberá repetirse a nivel del colegio secundario.

    Es importante aclarar en este punto que no existe la posibilidad de garantizar la seguridad absoluta para la práctica de un deporte… El examen pediátrico y el ECG que completa el apto médico, buscan disminuir la contingencia de eventos, pero no es posible asegurar la ausencia total de riesgo.

  • 2. ¿Todos los niños pueden realizar actividad física?, ¿los niños con sobrepeso?, ¿los niños operados del corazón?

    El mayor riesgo para la salud de los niños, en todos los casos es la falta de actividad física. Todos los niños deben realizar actividad física recreativa como parte de sus hábitos de vida saludables. Los beneficios de la actividad física y el deporte en los niños implican una mejor condición física (mejor función cardiorrespiratoria y mayor fuerza muscular), reducción de la grasa, disminución de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Es recomendable que los niños y jóvenes realicen un mínimo de 60 minutos de actividades físicas en forma de desplazamientos, juegos, actividades recreativas, educación física, ejercicios programados y deportes, en el contexto de su hogar (pasear con sus padres, bailar, trepar árboles, correr, andar en bicicleta), la escuela (educación fisca escolar, ir caminando a la escuela, saltar la cuerda, jugar con amigos en el recreo) y el club (danza, futbol, rugby, patín), en lo posible integrando a otros miembros de la familia. El período de 60 minutos diarios puede ser realizado en varias sesiones a lo largo del día.

    Los niños operados de cardiopatías congénitas están incluidos dentro de esta recomendación, con la diferencia que requieren la habilitación de su cardiólogo infantil una vez que realicen su chequeo anual, para así definir el tipo y la intensidad de la actividad.

  • 3. ¿Qué nos debe llamar la atención en el examen físico cardiovascular pediátrico? ¿Qué características de un soplo cardíaco deben alertarnos?

    El examen físico cardiovascular, luego de una correcta anamnesis del paciente, puede orientarnos en la sospecha de anormalidades, el hallazgo de cicatrices subcostales o medioesternales debe alertarnos sobre la presencia de cardiopatía congénita reparada o corregida. También es importante la toma de la presión arterial y percentilarla para la edad y la talla, valores por encima del percentilo 95 requieren una mayor evaluación. En el caso de la auscultación debemos hacer hincapié en las modificaciones en las características de los ruidos cardíacos. El aumento de intensidad y el desdoblamiento del R2 son importantes para descartar hipertensión pulmonar y comunicación interauricular por ejemplo. En el caso de los soplos, si los mismos se auscultan con mayor intensidad en los focos de la base o si se escuchan en diástole siempre son patológicos. No nos olvidemos de auscultar la zona interescapular, un soplo a este nivel asociado a un valor de TA en percentilo 95 o mayor puede guiarnos hacia el diagnóstico de coartación de aorta (en los pacientes pediátricos y adolescentes, la ausencia o disminución del pulso femoral no siempre está presente).
  • 4. ¿En qué casos está indicada la realización de un ecocardiograma Doppler?

    El ecocardiograma Doppler es una práctica bastante frecuente en la consulta cardiológica infantil para descartar cardiopatía congénita, y es importante destacar la importancia de realizarlo en manos de profesionales entrenados. La indicación de realizarlo se basa principalmente en las anormalidades encontradas en el examen físico y en el ECG. Así mismo el antecedente familiar de miocardiopatía ya sea dilatada como hipertrófica es indicativo de screening ecocardiográfico. En la práctica para el apto físico no se hace de rutina asumiendo que el niño hace prácticas deportivas recreativas. Luego de los 14 años y si el adolescente practica deporte federado con más de 6 horas semanales de entrenamiento el ecocardiograma Doppler completa el examen pre deportivo.
  • 5. ¿A qué tipo de anormalidades electrocardiográficas se les debe prestar atención?

    El ECG en pediatría aporta mucha información, nos orienta sobre la posición y tamaño cardíaco. Comenzando con el eje cardíaco, el mismo desviado a la derecha es sospechoso de anormalidad cardíaca. Una frecuencia cardíaca alta para la edad debe ser estudiada en profundidad descartando arritmias y otros trastornos metabólicos y hemodinámicos. La onda p patológica nos indica al igual que en los adultos un crecimiento auricular. Intervalo PR menor a 0,08 seg. o mayor a 0,16 seg. requieren mayor evaluación. Signos de hipertrofia ventricular con los voltajes del QRS aumentado (derecho o izquierdo) nos indican la necesidad de completar la evaluación con ecocardiograma Doppler para medir el espesor del miocardio. Si bien el segmento ST raramente está alterado, es importante tenerlo en cuenta sobre todo en las cardiopatías congénitas operadas y en los niños con diagnóstico de miocardiopatía hipertrófica. No nos olvidemos siempre de medir el intervalo QT corregido para la frecuencia cardíaca (valor normal 350 hasta 450 mseg).
  • 6. ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de evaluar la presión arterial en un paciente menor de 16 años?

    La hipertensión esencial se ha considerado rara en la edad infantil, aunque en algunos países, entre los que se destaca Japón y Estados Unidos en los últimos años se ha detectado con frecuencia. Acá volvemos a hacer hincapié en la importancia de la anamnesis y de los antecedentes personales (infecciones urinarias, hidronefrosis, pielonefritis, internaciones en neonatología, enfermedad de Kawasaki, cardiopatías congénitas como la coartación de aorta, tratamientos prolongados con corticoides) y familiares del paciente para orientarnos en las causas secundarias. En este punto no nos tenemos que olvidar que la hipertensión arterial también forma parte del síndrome metabólico en los niños. Para hacer un diagnóstico y una interpretación correcta debemos usar el brazalete adecuado y las tablas percentiladas para edad, sexo y talla del paciente. En la terapéutica nos centramos en la corrección de las causas secundarias, entre las que se destacan la modificación de hábitos alimentarios familiares. El tratamiento farmacológico se reserva para casos muy puntuales y es manejado en general por el nefrólogo pediatra.